26 oct. 2011

GADAFI

La semana pasada tuve que escribir sobre un asunto bastante desagradable que sucedió en China. Esta semana tengo que hacer referencia a otro asunto lamentable que ha ocurrido hace unos días; la captura, vejación y asesinato del líder libio Muamar el Gadafi por parte de los rebeldes. Las imágenes han dado la vuelta al mundo y han dejado claro que hay personas que en determinados momentos pueden ser de todo menos humanos. Me ha indignado profundamente el trato que estos mercenarios a sueldo de la OTAN le han dado a Gadafi.

Qué Gadafi fue un dictador, delincuente y asesino… pues que lo juzguen y si es así que lo condenen, y si no, que lo dejen en libertad, pero lo que no se puede hacer es capturar vivo a Gadafi y a uno de sus hijos, torturarlos (incluso lo sodomizaron) y matarlo a tiros. Como decía Gandhi, ojo por ojo y el mundo se quedará ciego.
Pero lo peor de todo esto, es que los politicuchos occidentales, entre ellos los españoles (Carme Chacón, Trini Jiménez, etc.) tienen la poca vergüenza de no condenar estos asesinatos (creo que todos los asesinatos son condenables, algunos partidos vascos están ilegalizados por no condenar la violencia) y dicen, con toda la cara dura, que la democracia tiene ahora el terreno libre en Libia. Curiosa democracia la que mata sin escrúpulos.

Para los que no sepan en qué situación se encontraba la Libia de Gadafi, los datos dicen que al país se le adjudicaba la esperanza de vida más alta de África continental con 77,65 años. También contaba con el PIB (nominal) per cápita más alto del continente africano. Además, Libia ocupaba el primer puesto en índice de desarrollo humano de África, y se le podía comparar en términos de PIB per cápita con países como Argentina o México.

Quizá Gadafi sabía demasiado (y tenía petróleo) y había que eliminarlo como fuera, y así se hizo, por orden y mando del imperialismo de los EEUU y sus lacayos. Y que conste que yo no defiendo al coronel Gadafi, pero me preocupa que se pueda torturar, asesinar y además grabarlo en video y que no pase absolutamente nada. ¿Qué país será el próximo a “democratizar”...?

Miguel Ángel Rincón Peña

19 oct. 2011

YUE YUEM

Hace unos meses hablaba en esta columna de opinión sobre el humanismo, sobre la necesidad de creer y confiar en el ser humano. Pero a veces a uno se le van esas teorías por el retrete cuando se entera de ciertas noticias. En el titular del periódico de turno, se podía leer: “Una niña china, atropellada dos veces ante la indiferencia de los transeúntes”. Rápidamente se me encendió la luz de alarma y seguí leyendo la noticia, y en resumen, lo que sucedió fue que, Yue Yuem, una niña de dos años que caminaba sola por un mercado de China fue atropellada por una furgoneta. Minutos más tarde y sin que nadie la socorriese, otro vehículo pasa por encima del cuerpo malherido. La pequeña entró al hospital en coma, los médicos no creen que sobreviva debido a la gravedad de las heridas y al tiempo que tardó en ser atendida.
La conducta incívica e inhumana de los dieciocho personajes que pasaron al lado de Yue Yuem mientras ésta agonizaba en el suelo tendría que estar penada por la ley con severidad. Pienso que es una obligación ofrecer auxilio al que lo necesita.
Ahora mismo hay una gran polémica en China sobre este asunto, y es curioso leer los comentarios y opiniones de los ciudadanos chinos, un joven asegura que este caso es una vergüenza para China. Otro ciudadano, un poco más mayor dice añorar la época comunista de Mao Zedong y asegura que entonces eran más pobres pero había más justicia social y la gente vivía con dignidad e integridad, no como ahora.
En fin, creo que estas situaciones, puntualmente y en mayor o menor medida, pasan en todas partes, pero en China seguramente no sea la primera vez, ni mucho menos. Quizá en esta ocasión, al ser grabada la escena con una cámara de seguridad, haya tomado más importancia mediática y toda la sociedad haya puesto el grito en el cielo al ver el video.
Y yo me pregunto, ¿podría pasar esto mismo en España? ¿Podríamos pasar de largo ante una niña de un par de años recién atropellada? Quiero pensar que no, quiero pensar que correríamos a su auxilio, sin dudarlo. Con esto no quiero dar a entender que todos los chinos sean unos sinvergüenzas sin escrúpulos, estoy seguro que la mayoría de ellos serán personas civilizadas que hubieran prestado ayuda a la pequeña Yue, pero la mala suerte quiso que en su camino se cruzaran solamente unos pocos descerebrados que no deberían de llamarse humanos.

Miguel Ángel Rincón Peña



13 oct. 2011

CRISIS Y DISCAPACIDAD

Cuando existe una crisis económica como la que azota a occidente, y concretamente a nuestro país, los que sufren las consecuencias, como se podrán imaginar, siempre son los sectores sociales más vulnerables. Porque sus señorías los políticos, los banqueros, los grandes empresarios, los terratenientes, etc., tienen todos sus necesidades y sus privilegios bien cubiertos. El problema viene cuando las personas que tenían un trabajo se quedan desempleados y pasa el tiempo y siguen en paro, se les termina la prestación y se dan cuenta de que el Banco, que tantas facilidades les ofreció a la hora de abrir una hipoteca, ahora les desahucia por falta de pago. Eso, amigos míos, es un drama que están sufriendo miles de personas, vecinos, familiares y amigos nuestros. Sin duda es una injusticia, pero esa injusticia se multiplica cuando los afectados son discapacitados.
Uno de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad son las personas con algún tipo de discapacidad. Muchas empresas han dejado de contratar a personas con discapacidad porque ya no les llegan las ayudas, imaginen la situación, doblemente afectadas por una crisis que han creado los de “arriba” y que sufren los de “abajo”.
Pero la cosa puede empeorar cuando hablamos de educación y discapacidad. De forma casi velada, las instituciones públicas están recortando subvenciones y becas al alumnado sin razón aparente. Es indignante que esos políticos que cobran sueldos astronómicos con sus pagas extras, sus coches oficiales y sus dietas, manden recortar ayudas a proyectos para la educación especial. Terapias que antes beneficiaban al alumnado con necesidades educativas específicas, ahora han sido eliminadas por falta de subvenciones económicas. Las diversas asociaciones y colectivos de discapacitados están lanzando la voz de alarma ante esta situación y piden que el peso de la crisis financiera actual no recaiga sobre las personas más vulnerables, en este caso, las discapacitadas.
Vivimos en un Sistema injusto que antepone el beneficio económico al bienestar de las personas, por lo tanto, tendríamos que plantearnos seriamente sustituir este Sistema indigno por otro donde las personas seamos personas y no mercancía o códigos de barra.

Miguel Ángel Rincón Peña.

5 oct. 2011

VIVA LA DUQUESA

Una vez más, los andaluces, y por consiguiente, también todos los españoles, hemos vivido otro capítulo más de esta casposa y amarillenta España cañí.
En Sevilla se casó, por tercera vez, la Cayetana Fitz-James Stuart, o lo que es lo mismo: la Duquesa de Alba. A la boda asistió lo más granado de la “alta suciedad” y de la burguesía (toreros, diseñadores de moda, banqueros y demás facherío y personajes del buen vivir), lo que se viene llamando, un buen bodorrio.
Según los informativos, la calle estaba a tope de personal esperando ver a los novios o a los insignes invitados. Los medios de comunicación se han volcado con tan magno acontecimiento y han ofrecido una total cobertura sobre el enlace matrimonial.
Ahora mismo, mientras tecleo, estoy viendo en la televisión un reportaje sobre la boda. Los novios, jaleados por el gentío que les lanzaban piropos tales como: “guapos”, “viva la Duquesa”, “ole qué arte tiene la Duquesa”, etc., paseaban por la alfombra roja sonrientes como veinteañeros enamorados. La duquesa de Alba, de 85 años, se ha casado con un funcionario del Estado 24 años más joven que ella, tras cuatro años de noviazgo. Esta es la tercera boda de la Cayetana, que ha logrado superar la oposición inicial de sus seis hijos gracias al sosiego que supuso el reparto en vida de su ingente herencia.
Poco importa ahora que la Duquesa facha haya contratado de forma irregular a cerca de una veintena de trabajadores, algunos de ellos inmigrantes, en las fincas que posee en las provincias de Sevilla y de Córdoba. Tampoco importa mucho que las subvenciones que recibe de la Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea, estén siendo invertidas en urbanizar parte de sus 34.000 hectáreas de terreno rústico en vez de dedicarlas al campo y a la creación de empleo. Mucho menos importa que la tal Cayetana insultara reiteradamente a los jornaleros, incluso que los denunciara por acusarla de incumplir la ley laboral y de "beneficiarse" de ayudas europeas, y que por supuesto, la Duquesa ganó la demanda. Ya se sabe que la aristocracia tiene mucho poder en este país.
¡Ay! Con la que está cayendo y esta gente viviendo del cuento. En fin…

Miguel Ángel Rincón Peña