22 mar. 2012

LA MÁQUINA DEL TIEMPO

Ahora que los toreros, empresarios taurinos y aficionados a la tauromaquia demandan una Iniciativa Legislativa Popular para declarar los toros como Bien de Interés Cultural en toda España y además, están recogiendo miles de firmas, entre ellas las de algunos famosetes, intelectualoides, políticos, etc., se me viene a la cabeza aquel poema de Lope de Vega que empezaba diciendo: ¡Fiesta mortal! A tu inventor primero maldiga el cielo con su mano eterna...

El colectivo taurino le vio las orejas al lobo cuando en Cataluña se prohibieron las corridas de toros. Peligra el negocio, así que, aprovechando que el PP gobierna ahora España, intentaran por todos los medios salvar la mal llamada “Fiesta Nacional”. Ayer en uno de los informativos de la tele, vi como un tal Fandi organizaba, junto al ayuntamiento de Roquetas de Mar (gobernado por el PP, por supuesto) una visita a una plaza de toros para el alumnado de los colegios de la provincia de Almería. Niños y niñas sentados en el graderío mientras tentaban a un toro. Qué vergüenza de país, que enseña a la infancia cómo maltratar a un animal por el simple placer, porque según algunos, el toreo es un arte y una cultura que hay que defender a capa y espada.

Y es que, el pasado 20 de noviembre, España se introdujo solita en una máquina del tiempo con dirección al pasado, y ya estamos viendo los primeros frutos. España vuelve a la charanga y a la pandereta, a esa España que helaba corazones, a la España del a Dios rogando y con el mazo dando.
Muchos eran los que decían que este país necesitaba un cambio, pues ahí lo tenemos, ahora dicen que Andalucía necesita otro cambio, y yo pienso, hace falta un cambio, pero a mejor, no a peor. Cambiar la rosa por la gaviota, cambiar el caso de los EREs falsos por el caso Palma Arena, etc. En definitiva, cambiarlo todo para dejarlo todo igual, o peor. El próximo domingo, 25 de marzo, se celebrarán las elecciones al Parlamento de Andalucía, las encuestas (cada una de ellas de su padre y de su madre), vaticinan ya un claro ganador, pero la única encuesta válida es la que saldrá de las urnas. ¿Se subirá Andalucía también a la máquina del tiempo?

Miguel Ángel Rincón Peña

15 mar. 2012

BARBARIE O UTOPÍA

¿Recuerdan ustedes aquella canción de Triana titulada Hijos del agobio? Seguramente sí. En estos tiempos difíciles en los que nos ha tocado sobrevivir, esa canción vuelve a estar de máxima actualidad. Solamente hay que echar un vistazo al panorama social y político que se nos presenta. Más de cinco millones de desempleados, que se dice pronto, familias desahuciadas de sus viviendas por los Bancos, el número de personas que viven bajo el umbral de la pobreza sube alarmantemente, una clase media que cada vez pasa más apuros y el adiós definitivo a ese aparente “estado del bienestar” que se supone, algún día tuvimos. Que si gran parte de la culpa es del PSOE o es del PP, miren ustedes, poco me importa.

El bipartidismo patrio se está enzarzando en estos días en un “tú eres más malote que yo y viceversa”, y como ya están aquí las elecciones andaluzas y temen por sus culos, pues prometen y juran por Snupi que si ganan la cosa cambiará. Mienten como bellacos.
Lo cierto, es que están exprimiendo al ciudadano de a píe, haciendo pagar con recortes de los derechos sociales, laborales y salariales, los excesos de una banca usurera y de todos los que se lucraron de la situación, llámense políticos, empresarios, etc.
Uno se siente un hijo del agobio cuando se entera que en Cataluña, el Gobierno de CiU, con el apoyo abstencionista del PP, aprueba el copago sanitario y una tasa para el turismo, o cuando uno lee en el periódico que el ministro de Industria, anuncia que las tarifas eléctricas subirán el próximo día 1 de abril. Además la gasolina y el gasóleo se disparan y alcanzan máximos históricos, suben los impuestos y congelan las pensiones… y para qué seguir enumerando más despropósitos.
Muchos echan mano al conformismo y aceptan recortes, subidas y lo que sea, con una mezcolanza de resignación y desidia. Otros en cambio, no se conforman, y se cuestionan las cosas, por ejemplo, por qué recortan en inversión social y no en el gasto militar, por qué suben el IRPF y no persiguen, como deberían, el fraude fiscal de las grandes fortunas.

En fin, ya veremos que nuevas sorpresas nos tienen reservadas para acabar “con su crisis”. Mientras tanto: Resignación o lucha, barbarie o utopía.

Miguel Ángel Rincón Peña

8 mar. 2012

KENZOK

Esta semana me han pasado muchas cosas, algunas buenas y otras no tanto. Una de las buenas, es que el azar me llevó a escuchar un disco de Rap. Antes de nada, tengo que confesar que no es ese mi estilo musical favorito, pero cuando lo escuché, desde la primera canción me dije, esto es bueno. A decir verdad me dan un poco igual los estilos musicales en sí, lo que me interesa es la calidad, y a éste le sobra. El disco se llama “H-Achaques y Hachazos” y su autor es un joven arcense, Rafa AKA Kenzok.

Siempre he pensado que los raperos hacían canciones desde el egocentrismo y con poca calidad. Al escuchar sus canciones, me decía a mi mismo; pero con todas las posibilidades que ofrece ese género ya se podrían trabajar las letras y aportar otras temáticas más interesantes. Y la verdad es que me sorprendí gratamente con las canciones de Kenzok, buenas melodías que enganchan a la primera y unas letras despejadas, rebeldes y contestatarias, con toques de humor e ironía. El Rap necesita de gente así, que abran las ventanas e introduzcan aire fresco.
Kenzok distribuye actualmente su disco por la Red de redes, gratuitamente. Yo me lo descargué casi de casualidad y ahora me alegro de haberlo hecho. También tiene un videoclip que se puede ver en YouTube, realizado en colaboración con el también arcense, Joxe Salguero.
Y es que, lo que las discográficas y los grandes medios de comunicación niegan, Internet lo ofrece y se afianza así como plataforma de lanzamiento a nuevos talentos.
Hay que decir también, que hoy en día es mucho más fácil grabar una maqueta, e incluso un disco, con un mínimo equipo se puede conseguir que suene bastante profesional. “H-Achaques y Hachazos” fue grabado en Desván Producciones, un pequeño estudio de grabación hecho por y para jóvenes con ganas de hacer y decir cosas interesantes.

Supongo que tras este disco vendrán muchos otros, pese a todas las dificultades que se encontrará, seguro que los proyectos que ahora tiene en su cabeza se harán realidad muy pronto. Es muy reconfortante encontrar gente joven que tienen las cosas claras. ¡Larga vida al Rap social!

Miguel Ángel Rincón Peña.



2 mar. 2012

NATURALEZA Y POESÍA

Pues pasa que me fui a pasear esta misma tarde, a dar un paseíto después de comer, que es lo que recomiendan los médicos. Agarré un libro de la estantería y me fui carril adelante en busca de la naturaleza, huyendo de los coches, de las gentes y de sus prisas impuestas.

Caminando un buen rato llegué a una zona de árboles, y vi una encina que parecía puesta allí para que yo me sentara a leer el libro que apresuradamente cogí. Me acerqué y tomé asiento junto a su robusto tronco. Eché mano a la mochila y saqué el libro, resulta que dicho libro llevaba por título: La mano abierta, del poeta arcense, Julio Mariscal.
A Julio Mariscal me lo recomendó hace mucho tiempo otro gran poeta de Arcos, Pedro Sevilla. A raíz de sus recomendaciones, investigué sobre Mariscal y busqué sus libros.
Hoy, releyéndolo bajo aquella encina, sus versos me llegaron más profundamente que en otras ocasiones; ¿influye el sitio y el ambiente en el cual se lee un libro? Yo creo que sí, no es lo mismo leer una poesía rodeado de naturaleza, escuchando el cantar de los pájaros y el silbido del viento, que hacerlo mientras se espera el autobús, rodeado de gente, ruidos del tráfico y humos.

Sentado bajo una encina, además de leer, también se puede observar todo aquello que a uno le rodea en ese momento. Desde mi posición, podía ver el cielo, que poco a poco se iba cubriendo de nubes lejanas traídas por el viento. A lo lejos veía un par de vacas pastando. También pasaban pájaros, que con su incesante trinar, alegraban la tarde y le hacían olvidar a uno el reloj.
Poco a poco la tarde se esfumaba, al igual que aquellos trinos, era hora de regresar a la civilización, al ruido de los coches, de las gentes.
Al abrir la puerta de casa, vino a mi mente un nombre: José Antonio Benítez*. Y es que, se me había olvidado escribir el artículo de esta semana para el periódico. Raudo y veloz, encendí el ordenador y me puse a escribir. No iba a escribir sobre política ni nada de eso (y más aún recién llegado del campo). Qué mejor que escribir sobre mi paseo, mucho más interesante y enriquecedor que hablar, por ejemplo, de la Reforma Laboral… dónde va a parar.

Miguel Ángel Rincón Peña



*José A. Benítez, redactor del periódico Arcos Información.