26 abr. 2012

SOMONTES

Creo que fue don Emiliano Zapata el que dijo aquello de: “La tierra es de quien la trabaja”. Parece mentira que tantos años después de que aquel mexicano lanzara ese lema, aún los trabajadores estén pidiendo tierra.  
“Hoy el suelo pertenece a minorías que impiden al pueblo cultivarlo”, esta frase puede parecer que la acaba de decir algún jornalero andaluz, pero fue un tal Kropotkin el que la escribió hace ya muchísimos años. Qué quiere decir esto, pues que el movimiento obrero no ha avanzado lo suficiente en todos esos años para superar las miserias que les impone el Poder. 
Sin ir más lejos, hace aproximadamente un mes, un grupo de personas desempleadas, ocuparon una finca que se encontraba en proceso de venta en subasta por parte de la Junta de Andalucía. Los ocupantes comunicaron a la Consejería de Agricultura que se estaba planificando el trabajo de esas tierras para poder garantizar la subsistencia de sus familias. 
Un grupo de personas sin empleo, una finca con tierra cultivable la cual la Administración la tiene sin producir y en venta. Es lógico que esas personas, desesperadas por la lacra del paro y los agobios económicos, hayan decidido ocupar la tierra y llevar a la práctica, de una vez por todas, la teoría de Zapata. Pero la Junta de Andalucía dice que eso no puede ser, cómo van a apropiarse unos pobres jornaleros de una finca que está en venta y que le supondrá pingües beneficios económicos a la Administración. Por lo tanto, mandan a la Guardia Civil para que desalojen a las personas que allí se encuentran luchando por el futuro de sus familias. Ayer mismo, miembros de la Benemérita entraron en la finca y los echaron. Lamentablemente, la historia se repite una vez más. Los campesinos reivindicando su derecho a trabajar la tierra y el Poder moliendo a palos esas reivindicaciones y esos derechos. Nada nuevo. 
Karl Marx escribió: “Los trabajadores no tienen nada que perder, salvo sus cadenas”, y como los obreros conscientes saben que es verdad, piensan resistir en la finca Somontes y continuar el trabajo que han comenzado con tanta ilusión. Nuestros ojos y nuestros corazones deben estar puestos en ese lugar. A pesar de las maniobras de distracción que nos hacen los poderes fácticos, debemos saber que aún queda gente que lucha por conquistar su pan. 

Miguel Ángel Rincón Peña

 

19 abr. 2012

DISTRACCIONES

Hoy me llegaba un mensaje de esos que envían en cadena, decía algo así: “Yo no compro productos argentinos. Boicot a Argentina”. Y seguidamente la numeración del código de barras de los productos argentinos para que no los compremos.
Como ya sabrán, el Gobierno argentino decidió nacionalizar YPF, empresa hasta ahora controlada por Repsol. De las acciones expropiadas, el 51% pasarán a estar bajo control del Estado nacional y el 49% restante se distribuirán entre las provincias. El Gobierno español, salió al paso de una manera amenazante, que a mi opinión, parece una actitud colonialista, una pataleta infantil. Rajoy y los suyos salen en defensa de Repsol y dicen que es un ataque contra España. Hay que saber que más del 50% de Repsol está en manos extranjeras, además, la única patria de las multinacionales es el Capital, para que las empresas sean del Pueblo hay que nacionalizarlas. Repsol era una empresa pública hasta que los gobiernos de Felipe González y José María Aznar, respectivamente, se encargaron de entregarla al mejor postor. Quizá el Gobierno español, en vez de lanzar tantas amenazas a los argentinos, debería de seguir el ejemplo y nacionalizar Repsol, entonces sí sería una empresa española, no como ahora. Pero claro, la política que entiende el PP es la de las privatizaciones.
Como bien dice el colectivo Ecologistas en Acción: “es imposible avanzar hacia un mundo post-petrolero mientras el control de los campos y de la actividad petrolera esté en manos de empresas privadas.”
Mucho habría que hablar sobre el papel expropiador y explotador de los recursos naturales en América Latina, África, etc., por parte de las multinacionales “españolas” (y europeas).

Y para concluir, no podía dejar de hacer referencia al Rey de las Españas y sus escapadas millonarias para ir de cacería de elefantes. El Borbón fue pillado cazando junto a una “amiguita” en la otra punta de África, y encima se lesiona una cadera.
Perfectas maniobras de distracción para que no nos demos mucha cuenta de los recortes en Sanidad, Educación y Asuntos Sociales que nos tienen preparado.

Miguel Ángel Rincón Peña

12 abr. 2012

CRIMINALIZACIÓN

Se me hace muy difícil dejar pasar de largo la actualidad sin comentarla, sentiría que no tengo los píes en el suelo si sólo hablara de lo bien que huelen las calles en primavera, ese azahar que nos transporta a otras épocas, esas tardes de paseos por el lago cuando a punto está el Sol de esfumarse por el horizonte color vino. Hay algo dentro de mí que me obliga a reflexionar sobre materias más mundanas pero que nos afectan directamente. Cómo no comentar nada si el FMI pide bajar las pensiones por "el riesgo de que la gente viva más de lo esperado". Esa gentuza se ha vuelto totalmente desquiciada, el virus del fascismo ha entrado con enorme fuerza en esas cabezas huecas. ¿Que las personas tengan una esperanza de vida mayor significa un riesgo? Estos chorizos dicen cosas así y no se les cae la cara de vergüenza.

Pero los ataques a los derechos de los ciudadanos de a pie parece no tener fin. El Gobierno ha decido reformar profundamente el Código Penal, por lo que, entre otras lindezas, se considerará la resistencia pasiva un atentado a la autoridad, e incluirá como "delito de integración en organización criminal" convocar cualquier concentración violenta por medio de Internet. ¿Nos criminalizarán por ser violentos y también por ser pacíficos? A todo esto le añadimos la reforma laboral, el desempleo que no baja, la subida de los impuestos, etc. Estos señores del gobierno no dormirán por la noche pensando en cómo nos joderán al día siguiente.
Algún lector puede pensar que España tiene lo que se merece, pues ganaron por mayoría absoluta, y es cierto, pero eso no les da el derecho a pisotear todos los derechos que a lo largo de muchos años de luchas consiguieron todos los ciudadanos.
Para acabar, se inventan un Plan de Ajuste para los ayuntamientos, el cual se fundamenta en el pago a los proveedores, que está muy bien, pero no se puede olvidar que supone un ataque frontal, disfrazado de saneamiento, a lo público en general y al municipalismo en concreto. En definitiva: subidas y recortes.

Con tantos problemas, menos mal que tenemos a la Monarquía que a veces nos ofrece su toque de humor, esta vez con las aventuras de Froilán de todos los Santos. En fin, la semana que viene lo mismo escribo sobre fútbol, que ya mismo está aquí la Eurocopa y se acabará la crisis. Por cierto, feliz 14 de abril.

Miguel Ángel Rincón Peña

4 abr. 2012

DOGMAS DE FE

Me gusta tener amistad con personas que piensan diferente a mí, algunas de ellas están en las antípodas de mis ideales. Considero que esas relaciones nos enriquecen, porque el debate siempre significa progreso y avance. Una sociedad que no debate, ni duda, ni se cuestiona, está condenada al estancamiento.
Por poner un ejemplo sobre lo que comentaba antes, tengo algunos amigos que se declaran creyentes, católicos para ser más exacto. Yo aprovecho para intercambiar opiniones sobre temas religiosos, siempre desde el más absoluto respeto y el buen rollo. Ahora eso sí, no me gusta que intenten convencerme, para hacer captación de fieles ya están los curas.

Hace bien poquito, y coincidiendo con que ya tenemos la Semana Santa aquí, he podido mantener varias e interesantísimas conversaciones sobre esta tradición y, una cosa lleva a la otra, y al final siempre se acaba hablando de la religión en general.
Aun siendo ateo, me considero una persona espiritual, e intento hacer verdaderos esfuerzos para comprender esas creencias religiosas, pero mi lado consecuente, lógico y libre pensante hace que me cuestione todo lo relacionado con una religión que hace culto al martirio, al sufrimiento, etc. Se adora a un madero con forma de cruz, que fue instrumento de tortura y dio muerte a infinidad de personas condenadas a la pena capital. La Semana Santa es una especie de fiesta para adorar “becerros de oro” al igual que hicieran los hebreos a las faldas del monte Sinaí. Y es que, desde la antigüedad, el Hombre ha necesitado ídolos y dioses que lo protejan en esta incierta aventura que es vivir. Desde las culturas primitivas hasta nuestros días, la humanidad se ha inventado multitud de creencias, han adorado al Sol, a la Naturaleza, a entes divinos, etc., y las han impuesto a los demás a sangre y fuego. Cuando no se puede explicar algo, lo mejor es el dogma de fe. Llevaba razón Nietzsche cuando dijo aquello de que “la fe significa no querer saber qué es verdad”.

A los que pueda molestar con este artículo, les digo que respeto a los católicos y sus teorías (siempre que no intenten imponérmelas) pero al igual que ellos, yo también necesito exponer mis ideas, y me quedo corto porque la columna del periódico no dá para más.

Miguel Ángel Rincón Peña

1 abr. 2012

¡HUELGA!

El miércoles se presentó en Olvera el libro homenaje “La poesía es un arma cargada de Celaya”. Un libro de poesía en el cual se reivindica la memoria del gran poeta Gabriel Celaya. Un poeta tristemente olvidado por tener unos firmes ideales, por hacer de la poesía una herramienta para denunciar injusticias.
Mientras transcurría el recital, yo pensaba en cuánta falta nos hacen poetas como Celaya, intelectuales comprometidos, los cuales arriesgan su propio pellejo defendiendo sus ideas, como hicieran Miguel Hernández, Antonio Machado, García Lorca, y tantos otros. Ellos, sin duda, hubieran estado en contra de esta Reforma Laboral y habrían apoyado la Huelga General. Pero los tiempos cambian, no siempre a mejor, y ahora parece que a la gente les da por defender el derecho al trabajo el día en que se defienden los derechos del trabajador, es algo así como facilitar el despido para crear empleo. ¡Vaya paradoja! Y no hacen Huelga porque desconfían y acusan a los sindicatos de estar subvencionados, vivir del cuento y tener liberados que no hacen ni el huevo por los trabajadores. A mi me gustaría informarles que existe vida más allá de los sindicatos mayoritarios, por ejemplo, la CNT que no cobra un euro en subvenciones y además no tiene ningún liberado. Es muy importante que sepamos diferenciar entre los sindicatos amarillos y los sindicatos de clase.
También es triste tener que ver cómo los piquetes han de obligar a los comerciantes a cerrar sus negocios, esos comerciantes tendrían que cerrarlos por convicción, por propia voluntad. No me gusta ver a trabajadores amenazados por sus jefes. Tampoco me gusta ver a obreros contra obreros.
España en general, y Andalucía en particular, tienen una larga trayectoria de lucha obrera, los jornaleros saben bien de qué hablo. Tendríamos que estudiar la historia y leer mucho más, porque la lectura nos hace libres, nos transporta a otros lugares, nos activa la imaginación y actúa como el más potente revulsivo para nuestra mente y nuestra conciencia. Ya lo dejó escrito Celaya: “Poesía para el pobre, poesía necesaria como el pan de cada día, como el aire que exigimos trece veces por minuto, para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica”.

Miguel Ángel Rincón Peña