28 feb. 2013

ANDALUCÍA ENTERA

El Día de Andalucía, para unos es simplemente un acto institucional más, para otros significa un día de reivindicación de los derechos del pueblo andaluz. Yo pienso que hay que luchar por Andalucía todos los días del año, no solamente el 28 de febrero de cara a la galería. Cuando veo a nuestros gobernantes, imponiendo medallitas, izando banderas y soltando esos manidos discursos por todos ya conocidos, se me viene a la mente un pueblo: Marinaleda. 
El 27 de febrero se organizó un festival de música contra la durísima represión que está sufriendo un sindicato. No, no es Comisiones Obreras, tampoco es la UGT y mucho menos el CSIF. Esa represión (cuatrocientos mil euros en multas y años de condena) la están sufriendo los militantes del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). Por ello, varios grupos musicales y cantautores decidieron tocar gratis en solidaridad con el SAT. El concierto fue en la localidad sevillana de Marinaleda, un pueblo (con sus fallos y sus aciertos) combativo y rebelde, y allá que fuimos unas diez mil personas a colaborar con la causa. 
Hay quién piensa hoy en día que eso de la solidaridad no existe, que cada cual va a su conveniencia y nadie ofrece ayuda a cambio de nada. ¡Cuán equivocados están los que piensan así! Aún quedan personas que creen y luchan por cambiar las cosas, porque otro mundo es posible. Porque no podemos consentir un mundo donde la mercancía es más importante que las personas, donde el derecho a una vivienda digna o al trabajo no se cumple ni por asomo. Por eso este sistema capitalista ejerce la represión contra los que luchan. 
Bajen de sus pedestales y de sus cómodos sillones, señores políticos, salgan a la calle, compartan las preocupaciones de la ciudadanía, empaticen con los desahuciados, con los desempleados y con las familias que lo están pasando realmente mal por culpa de una crisis-estafa que no han provocado. Sean parte del pueblo, señores gobernantes, desanuden sus corbatas de seda y resuelvan los problemas de la gente, esa sería la mejor manera de celebrar el Día de Andalucía. Queremos un sistema en el que el Pueblo mande y el Gobierno obedezca, y no al contrario. ¡Viva Andalucía Libre!

Miguel Ángel Rincón Peña 

21 feb. 2013

ESTADO DE LA NACIÓN

¿Vieron ustedes el debate sobre el Estado de la Nación? Yo intenté estar frente a la pantalla todo el tiempo que pude, pero se hacía difícil aguantar tanta falsedad, tanta prepotencia, tanta frialdad y cinismo. 
El presidente Mariano Rajoy subió a la tribuna y tomó la palabra. Estaba encantado de haberse conocido, al igual que los políticos de su partido que, sentados en sus sillones, aplaudían al unísono cada intervención de su líder. Rajoy manipuló a su antojo los datos, se alegró de cómo estaba llevando a cabo los ajustes (recortes), y aseguró que cumpliría con su programa electoral. Seguro que hay gente que se lo cree. 
Luego llegó Alfredo Rubalcaba (cada vez que veo a Rubalcaba no puedo evitar acordarme de esas grandes imitaciones que le hace José Mota) que con aparente seguridad denunció la política del Gobierno. Es lamentable que el líder del PSOE denuncie ahora lo que antes, cuando él era ministro silenció. Es indignante que Rubalcaba se queje de los desahucios, cuando el PSOE mantuvo la injusta ley hipotecaria. De aquellos polvos vienen estos lodos. 
Por lo tanto, el debate entre los dos representantes del bipartidismo español quedó relegado al ya famoso y triste: “y tú más”. 
Cuando le llegó la hora a los demás partidos, éstos criticaron la gestión del Gobierno y lanzaron algunas preguntas. Izquierda Unida pidió la dimisión del presidente y la convocatoria de nuevas elecciones. Rajoy sacaba pecho y decía que su Gobierno estaba fuerte, entre vítores y aplausos de los diputados “hooligans” del Partido Popular. 
En definitiva, un espectáculo deprimente que aburrió enormemente a la mayoría del personal que estoicamente aguantó sentado frente al televisor o radio. Quedó en evidencia que este Gobierno vive en los mundos de Yupi y de espaldas a la realidad del Pueblo. Mientras los ciudadanos sufren los desahucios, la lacra del desempleo, la falta de ingresos para poder subsistir con dignidad, estos tipejos que dicen representarnos se dan palmaditas en la espalda y se sienten satisfechos de estafar al Pueblo que los votó.
Hay que plantarle cara al Poder que nos asfixia, sin miedo, teniendo la certeza de que luchar contra la injusticia es luchar por un futuro mejor. 

Miguel Ángel Rincón Peña.

CROHN NUESTRO DE CADA DÍA.


Aún no se cómo te metiste en mí.
Tras alojarte en mis intestinos
todo fueron batas blancas y goteros,
impotencia y un mar de dudas.

Aún no se cómo llegaste a mí.
Supongo que poco a poco,
sin avisar, como hacen las serpientes
antes de atacar a sus víctimas.

Y la víctima era -y sigo siendo- yo.
El que te padece en silencio.
El que aguanta el sufrimiento.
El que se pregunta cuándo te irás.

El tiempo, que -casi- todo lo cura,
me enseñó a convivir contigo,
a mostrarte indiferencia
y a divertirme… a pesar de ti.

[Y aquí seguimos, sobreviviendo.
Preparados para esta lucha
que supone nuestra existencia...]

Miguel Ángel Rincón Peña.

14 feb. 2013

DISFRUTEN LO VOTADO

[Modo Ironía ON] Yo no comprendo cómo se puede criticar tanto a un partido político determinado. En el carnaval, en los medios de comunicación, en la calle, en todos sitios. Pobres políticos del Partido Popular, están siendo acosados por una campaña de desprestigio. Una conspiración masónica-bolchevique-nacionalista con oscuros fines. Con todo lo que ha hecho el Partido Popular por este país, pero ya se sabe que de desagradecidos está el mundo lleno. La culpa de todo la tiene Zapatero, Rubalcaba y el PSOE. Esos sí son los culpables, ellos dejaron la herencia ruinosa que estamos sufriendo ahora. El PP no tiene culpa de nada, y aunque es un partido muy religioso, no hace milagros, aún. 
Y qué pasa si algunos de los dirigentes del PP tienen cuentas ocultas en Suiza, o si cobran sobresueldos en dinero negro, ni serán los primeros ni los últimos, ellos no hacen daño a nadie con eso, los que hacen daño son los andrajosos de la izquierda que con sus declaraciones ponen en peligro la unidad de España. Miren por ejemplo a Cayo Lara, todo el día con el discursito de que hay que rebelarse contra el sistema, en sus mítines lanza proclamas subversivas y vivas a la República. Ese tío tendría que estar metido en la cárcel, y sin embargo quieren encarcelar a Bárcenas por un quítame allá esas pajas. En el PP sólo hay gente decente, como Dios manda: Carlos Fabra e hija, Francisco Camps, José María Aznar y señora, etc.
Los rojos, en su desesperación, atacan al Gobierno diciendo que no está cumpliendo con sus promesas electorales. Ya me gustaría a mí verlos a ellos en la situación de nuestro presidente don Mariano Rajoy, a ver qué hacían. Rajoy está llevando a cabo los ajustes necesarios para salir de la crisis. Los ciudadanos se tienen que apretar el cinturón, los trabajadores tienen que colaborar rebajándose el sueldo y soportando el paro con una sonrisa. Y si hay desahucios es porque la gente no paga, qué culpa tendrán los Bancos, son banqueros no hermanitas de la caridad. Hay que criticar menos y arrimar el hombro para sacar a España a flote, y al que no le guste que se vaya a Cuba o a Venezuela y deje trabajar a los españoles de bien. La voluntad del electorado fue dar mayoría absoluta al PP, así que ahora no se quejen. Disfruten lo votado. [Modo Ironía OFF] 

Miguel Ángel Rincón Peña

7 feb. 2013

DEMOCRACIA CERO

Llevamos una buena temporada contemplando cómo este Sistema en el que sobrevivimos se desmorona sin remisión. Estamos siendo testigos del hundimiento del capitalismo, y parece que el Sistema quiere morir matando. Sus víctimas, como siempre, los ciudadanos, la clase trabajadora y los colectivos más vulnerables. 
Vemos cómo los diferentes gobiernos que “padecemos”, ya sea en nuestro municipio, en nuestra comunidad autónoma o en el Estado, nos están recortando hasta el aire que respiramos. El Gobierno, la CEOE, la Banca, nos decían que vivíamos por encima de nuestras posibilidades, mientras ellos, presuntamente, reunían dinero negro en sus cuentas suizas, se enriquecían con el ladrillo y se compraban fincas, yates y coches de lujo. ¿Quiénes vivían por encima de sus posibilidades? 
Ahora que este sistema depredador se derrumba, quieren socializar las pérdidas, y pretenden que los ciudadanos levantemos lo que entre políticos, empresarios y banqueros han desplomado. ¿Y esto es democracia? Si este sistema fuera democrático la vivienda sería un derecho, no sólo en la ignorada constitución borbónica, sino en la vida real. Sin embargo se está echando a familias enteras a la calle, llevando a la marginación a miles de personas honradas. Se están recortando derechos básicos y universales como la Sanidad, la Educación y los Servicios Sociales. En otros países esos derechos son intocables, aquí en España lo intocable es la monarquía, los sueldos de sus señorías y los privilegios de la Banca. Si esto fuera una democracia, las cárceles estarían llenas de corruptos, sin embargo campan a sus anchas dándose la vida padre, mientras seis millones de personas hacen cola en las oficinas del INEM. Esta es la España de Bárcenas y Urdangarín, de ZP y Rajoy. 
Y sabemos que hay soluciones para este desastre, y los que nos gobiernan también lo saben, pero no les interesa aplicarlas. Cambiar este reino del pelotazo, este sistema injusto y neoliberal, por un Estado social que anteponga los derechos de las personas a los del capital. Que defienda y fomente la Sanidad y la Educación en vez de recortarlas. La nacionalización de la Banca, reforma agraria, democracia participativa fundamentada en los principios de justicia, igualdad y solidaridad. En definitiva: ¡De cada cual, según sus capacidades; a cada cual, según sus necesidades! 

 Miguel Ángel Rincón Peña