25 sept. 2013

ATRACOS LEGALES

Los lectores más mayores, recordarán aquellos tiempos en que en las casas, por las noches, se encendían los quinqués, los candiles y las velas para iluminar la estancia. Hoy en día, los quinqués han quedado como objetos de decoración y coleccionismo. Pues parece que el pasado vuelve con fuerza, porque en octubre vuelve a subir el recibo de la luz. Se trata del mayor aumento del año, después del 3,2% de agosto. Desde enero de 2012, el recibo se ha incrementado en un 11%. 
De un tiempo a esta parte, se han puesto muy de moda los atracos a mano armada que los consumidores sufrimos diariamente. Si vamos a repostar a una gasolinera: atraco. Si compramos la bombona de butano: atraco. Con las facturas del móvil, internet, las comisiones bancarias, etc. Atraco tras atraco. Todo sube menos los sueldos y las prestaciones sociales. Al final, vamos a tener que poner en práctica aquella teoría del decrecimiento, que no es otra cosa que frenar el ritmo de vida que la sociedad capitalista nos impone. Según sus partidarios, el decrecimiento es una corriente de pensamiento político, económico y social favorable a la disminución regular controlada de la producción económica con el objetivo de establecer una nueva relación de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, pero también entre los propios seres humanos. No es que yo esté totalmente de acuerdo con esa corriente decrecionista, pero sí creo que es necesario que los consumidores nos paremos por un momento a reflexionar. 
¿Se imaginan ustedes una huelga de consumidores? No tenemos ni idea del poder que tenemos los consumidores si nos unimos. Pero claro, el problema es el de siempre, el individualismo, la falta de consenso y unión entre los “atracados”. Mientras, en el lado contrario, el de los “atracadores”, existe una perfecta unión y armonía. Por ejemplo, en estos días, el Círculo de Empresarios plantea recortar el salario mínimo interprofesional para los jóvenes en paro. El Ministerio de Sanidad va a establecer el copago farmacéutico para los pacientes no hospitalizados a partir del 1 de octubre, y los enfermos crónicos pagarán el 10% de su medicación hospitalaria. Atracos sin compasión. Y la gente calladita, que como se proteste demasiado llueven palos, detenciones y multas. Así es el Capitalismo.
Miguel Ángel Rincón Peña
















19 sept. 2013

JUSTICIA ARGENTINA

En España, para mucha gente, hablar de crímenes del franquismo es hablar de un tema tabú. Unos dicen que con la transición todo se eximió, algo así como aquello del borrón y cuenta nueva, otros opinan que no está bien reabrir las heridas del pasado. Pero también hay quiénes piensan que esas heridas nunca se cerraron y que olvidar es repetir. 
Lamentablemente, este país tiene una memoria muy frágil, además de selectiva. Ahora que está tan de moda eso de, por poner un ejemplo, acordarse del tratado de Utrecht y pedir a voz en grito la soberanía de Gibraltar, pero sin embargo, se olvida (intencionadamente o no) reivindicar la legalidad republicana y la reparación de las víctimas de la dictadura franquista. Una dictadura que asesinó, torturó, encarceló y mantuvo al pueblo español bajo la asfixiante opresión de una bota militar. 
En todos estos años de “democracia”, no se ha movido un solo dedo por investigar y juzgar a los criminales que durante el franquismo disfrutaron de patente de corso. Todo lo contrario, a más de uno incluso se les condecoró y homenajeó. 
Pues resulta, que después de casi cuarenta años de la muerte de ese sátrapa llamado Francisco Franco, una jueza argentina ha dado los primeros pasos para que la impunidad del régimen dictatorial empiece a tambalearse, y ha dictado cuatro órdenes de detención internacional (vía Interpol) contra cuatro torturadores franquistas: tres miembros de la Brigada Político y Social de la dictadura (Juan Antonio González, Celso Galván y Giralte González) y contra un ex guardia civil (Jesús Muñecas).
Que tengan que abrir un caso en Argentina para juzgar los crímenes del franquismo mientras en España llevan desde la transición lavándose las manos, es para que se nos caiga la cara de vergüenza, si es que aún queda algo de vergüenza en este país. 
 Puede parecer increíble, pero al menos 88.000 víctimas del franquismo continúan sepultadas en fosas comunes. España ocupa el segundo lugar del mundo en número de fosas clandestinas, sólo por detrás de Camboya. Cómo podemos llamarnos demócratas, si tenemos las cunetas llenas de personas asesinadas, si los torturadores y asesinos siguen tranquilamente en la calle, si aún existe miedo a hablar de “estas cosas”. 
Veremos cómo avanzan las investigaciones y esperemos que empiecen a dar sus frutos muy pronto. 

Miguel Ángel Rincón Peña 

18 sept. 2013

A RAFAEL PÉREZ DEL ÁLAMO

Somos polvo, querido Rafael.
El otro día, tus restos cabían
en una cajita de madera.
Vi cómo te sacaban de un
pequeño nicho polvoriento
una mañana de septiembre.
Y pensé que lo material
no vale nada, que nuestro cuerpo
es una coraza que más temprano
que tarde se la llevará el tiempo.
Lo verdaderamente importante
son las ideas, la sabiduría, el ejemplo,
esa energía que nos acompañará
cuando la carne se pudra y los huesos
sean sólo cenizas reposando en un nicho
o a merced del caprichoso viento.

Miguel Ángel Rincón Peña
Arcos de la Fra. 14/09/2013


15 sept. 2013

CEIP SAN FRANCISCO

Hace tiempo que les debía un artículo a “mis niños” del aula específica del CEIP San Francisco de Arcos. A veces, a la hora de escribir esta columna, las cosas verdaderamente importantes se van dejando aparcadas por otras de mayor actualidad o trascendencia mediática, como puede ser la política. Y es que hablar de política suele dar mucho juego. Pero esta semana he decidido escribir sobre unas personas extraordinarias, las niñas y niños del aula específica del San Francisco, lugar en el que he ejercido mi actividad laboral durante casi seis años. Sin entrar en detalles sobre ellos, me gustaría destacar que están llenos de grandes cualidades. Son sensibles, cariñosos, afables… y dan todo sin esperar nada. Ojalá este mundo se rigiera por tan dignas cualidades. Seguramente esos pequeños (en estatura, pero grandes en corazón) me hayan enseñado en estos seis años muchas más cosas que yo a ellos, y por eso siempre los llevaré en el recuerdo. 
En determinadas ocasiones, profesorado, alumnado, padres y madres, forman algo más que un cúmulo de intereses dirigidos a la enseñanza, y forjan, con el tiempo, una buena amistad. Cuando se dan esas condiciones, todo el trabajo es mucho más fácil. Aunque no todo es color de rosa, las barreras y muros que la sociedad construye están ahí, aunque muchos no los quieran ver. Creo que desde el aula específica se han dando muchos martillazos para derribar el muro. A lo largo de estos años, el alumnado se ha podido beneficiar de varias actividades, logradas gracias al esfuerzo y esmero de mucha gente comprometida con la causa, por ejemplo, aquaterapia, equinoterapia, perroterapia, terapia con aves rapaces, etc. También han participado en muchas de las actividades del colegio, como proceso de la inclusión que se ha llevado a cabo, con unos resultados más que satisfactorios. Una de las mayores artífices de que ese aula sea un éxito la tiene su tutora, Juani Téllez, que siempre se ha desvivido por “sus niños” y ha hecho (y hace) un trabajo sensacional.
Pienso que es positivo que todos estos avances los conozca la opinión pública. Nuestra sociedad tiene que estar al tanto del modo en que la escuela pública ofrece respuesta a la diversidad. Así que vaya desde aquí mi homenaje a ese aula tan especial para mí. 

Miguel Ángel Rincón Peña 

5 sept. 2013

JUEGO DE ESPIAS

Eso de que nos vigilan continuamente, lo teníamos muy claro, pero ahora con las filtraciones de datos hechas por WikiLeaks estamos mucho más seguros de ello. 
Es como el Gran Hermano a nivel mundial, si paseamos por la calle una cámara nos graba, si entramos a un establecimiento una cámara nos graba, si estamos sentados en el parque una cámara nos graba. Si encendemos el ordenador y nos conectamos a las redes sociales, somos espiados de una manera escandalosa. Hace unas semanas podíamos leer en los periódicos que el gobierno de los Estados Unidos tiene acceso directo a los datos y a los servidores de todopoderosas empresas de Internet como Google, Facebook, Apple o Yahoo. También, según el diario The Guardian, el gobierno de Obama, tenía acceso desde finales de abril al registro de llamadas de todos los clientes de Verizon, una de las compañías telefónicas más grandes del país. 
WikiLeaks ha publicado recientemente la tercera entrega de los Spyfiles, aportando datos nuevos sobre el espionaje que los gobiernos (incluido el español) llevan a cabo sobre la población. Según Julian Assange, la industria de la vigilancia trabaja mano a mano con gobiernos de todo el mundo para ayudarles a espiar de forma ilegítima a sus ciudadanos. 
Pero quizá la noticia que me ha dejado más “boquiabierto”, es la que daban fuentes de la Inteligencia europea en las que confirmaban que la agencia británica GCHQ ha pinchado el cable submarino que conecta España con Oriente Medio y Asia, para controlar en secreto las conexiones telefónicas y las de internet. O sea, que Londres espía todas las comunicaciones españolas. 
Visto lo visto, si queremos tener algo de intimidad, pareceremos actores paranoicos en una película de espías, buscando lugares sin cámaras, apagando los móviles y sacando la batería y lo mismo con el ordenador. Vivimos encerrados en la casa del Gran Hermano, pero sin consentimiento por nuestra parte. 
Con todas estas noticias de espionajes, manipulaciones, ataques preventivos, corrupciones, etc., dan ganas de hacerse anacoreta y retirarse lejos del mundanal ruido, o gritar aquello que decía Groucho Marx: "Paren el mundo que me bajo." 

Miguel Ángel Rincón Peña