9 dic. 2009

LA GANDHI SAHARAUI

Es triste ver cómo los Gobiernos abandonan a su suerte al Pueblo Saharaui y actualmente, en su representación, a Aminetu Haidar, la "Gandhi Saharaui". Una gran mujer que se ha señalado por su incansable resistencia y su lucha pacífica por la autodeterminación de su Pueblo, denunciando la violenta y constante represión marroquí en el Sahara Occidental.

Haidar, fue expulsada en avión el sábado 14 de noviembre desde El Aaiún (Sahara occidental) hacia Lanzarote, por la fuerza, sin ningún documento y sin ninguna de sus pertenencias y después de casi 24 horas de aislamiento e interrogatorio. Actualmente esta mujer está retenida en contra de su voluntad en el aeropuerto de Lanzarote y en huelga de hambre. Lo único que pide Aminetu Haidar es que la dejen volver a su tierra junto a su familia.

Recordemos que el actual problema saharaui viene de los años 70, cuando Marruecos invadió y ocupó el Sahara occidental. Desde entonces, la dictadura marroquí ha asesinado, torturado, vejado y encarcelado a todo saharaui que levantara la voz en contra del régimen de Rabat.
Haidar es un estorbo para Marruecos, así que la expulsó sin miramientos, quitándose el problema de encima. Ahora el problema es para el Gobierno español, que tiene en huelga de hambre a una mujer que ha sido galardonada, entre otros, con el Premio de Derechos Humanos Robert F. Kennedy 2008, el austríaco Silver Rose Award 2007 y, un año antes, con el Premio de Derechos Humanos Juan María Bandrés. Además, fue nominada por el Parlamento Europeo para el Premio de Derechos Humanos Andrei Sakarov, ha sido candidata para el Premio Nobel de la Paz, etc.

A mi modesta opinión, el Gobierno de España, debería dejar de una vez por todas de mirar para otro lado cuando el Gobierno de Marruecos infringe la legalidad y los derechos humanos en territorio saharaui. Son ya demasiados años de incesante lucha que antes o después deben terminar dando la razón al Pueblo Saharaui.
Vaya desde esta breve columna mi más profundo respeto y solidaridad tanto por Aminetu Haidar como por su Pueblo.

Miguel Ángel Rincón Peña