26 dic. 2013

VINILOS

Recuerdo que hasta el 6 de enero de 1990 no tuve un buen tocadiscos. Me lo regaló mi madre junto con un par de discos de vinilo. Uno de ellos se llamaba Éxitos de oro, del grupo madrileño Tennessee. Aún lo conservo. Años después me hice con casi toda la discografía del grupo. Los reyes del Du-dua en castellano. Tennessee es un grupo al que le tengo un cariño especial. Tenían (y siguen teniendo) la habilidad de hacer canciones que al escucharlas, automáticamente parece que los problemas se esfuman por unos minutos, cosa que es muy de agradecer en estos tiempos que corren. Por cierto, en estas fechas sale su nuevo disco Lucky Lips, y por lo que he podido escuchar tiene muy buena pinta. 
En fin, volviendo al tema de los vinilos, no sé si habrán entrado alguna vez a una de esas tiendas donde aún venden discos de vinilo. Yo siempre que puedo me acerco a visitarlas y es algo casi orgásmico. El paraíso terrenal, todos esos discos en las estanterías, ese olor tan especial, el tocadiscos listo para poder probarlos, la aguja colocada sobre el vinilo, etc. La primera vez que fui a una tienda de discos de segunda mano no sabía por dónde empezar, me los quería llevar todos: Led Zeppelin, Creedence Clearwater Revival, The Beatles, Pink Floyd, Aute, Dylan, Emerson, Lake & Palmer, Johnny Cash, Triana, 091 y un sinfín de autores más. Esas viejas tiendas son como oasis musicales en medio del desierto urbano. Y es que uno pone la radio o la televisión y sólo encuentra música enlatada, de usar y tirar. Música comercial hecha a golpe de talonario. 
Así, no es de extrañar que la mayoría de jóvenes desconozcan los músicos que anteriormente he citado y solamente escuchen banalidades del tipo Justin Bieber, Abraham Mateo, One Direction, Auryn, etc. 
Hubo un tiempo, hace ya bastantes años, en que existían programas de televisión donde tocaban grupos de Rock & Roll, algo impensable hoy en día. También los cantautores tenían su espacio televisivo, yo he visto a Javier Krahe, Sabina o Paco Ibáñez cantando en TVE. No es que cualquier tiempo pasado sea mejor, pero en este caso, las cosas han cambiado para peor. Parece que hay una premeditada censura sobre la música de calidad, un veto a todo lo que suene original, fresco y se salga de la pauta establecida por la dictadura de mercado. Triste país éste en el que arrasa en las listas de éxitos un tal Kiko Rivera. ¡Feliz año! 

Miguel Ángel Rincón Peña  


19 dic. 2013

LA MURGA DE SIEMPRE

Seguro que recuerdan aquella canción que decía: "…Se acabe el paro y haya trabajo, escuela gratis, medicina y hospital. Pan y alegría nunca nos falten. Que vuelvan pronto los emigrantes. Haya cultura y prosperidad". Carlos Cano cantaba La Murga de los Currelantes hace más de treinta y cinco años, y aún hoy, esa letra sigue vigente. Y es que el autor granadino decía verdades como puños en sus canciones. Compuso una canción muy esclarecedora, llamada La Especulación: “Y así se explica, Manuel, esto de la especulación, comprando muy baratico, vendiendo carico, y pagando tú y yo. Y así se explica por qué hay que echarse a temblar: que suba la gasolina, el aceite de oliva, la chicha y el pan. Se juntan cuatro granujas y a todos nos estrujan al multiplicar los duros por las pesetas, y hazte la puñeta con lo que te dan”
¿Les suena de algo? Seguro que sí. Después de todo ese tiempo se sigue denunciando lo mismo y reivindicando las mismas cosas. Si echamos un vistazo a las últimas noticias, veremos que la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) exige abaratar aún más el despido en España, sugiere aumentar el período de prueba de los contratos y califica de "generosas" las prestaciones por desempleo. O sea, más precariedad laboral y menos derechos para la clase trabajadora. Pero no queda ahí la cosa, para colmo de males, a partir de enero sufriremos una brutal subida de la luz del 11,5%, cuando el Gobierno decía que subiría sólo un 2%. Además, el PP avala que se pueda cortar la luz en pleno invierno por impago. El Partido Popular fue el único partido que se negó a debatir el pasado martes en el Congreso unas medidas para prevenir la pobreza energética. Todas estas noticias y otras muchas, ponen en evidencia de parte de quién está este Gobierno, que en vez de defender los intereses de la ciudadanía, defiende a las multinacionales, a la Banca y en definitiva, al mismísimo Capital. 
Estas Navidades, gracias a la Crisis-Estafa y a la pésima gestión del Gobierno, muchas familias no podrán cubrir sus necesidades básicas, y sufrirán cortes del suministro eléctrico, del gas, falta de alimentos, etc. Es difícil sentarse a la mesa a comer sabiendo que hay personas que viven una situación límite, y no sólo en estas fechas, sino todos los días del año. Aunque eso, a los grandes estafadores les importa bien poco, de hecho, continúan estafándonos con premeditación y mucha alevosía. 

Miguel Ángel Rincón Peña 


4 dic. 2013

DICIEMBRE

Voy a tratar este tema lo antes posible, para no tener que escribir sobre él más adelante. No me gusta la Navidad. Partiendo de esa base, tengo que reconocer que no siempre fue así, pues cuando era un niño veía estas fiestas de diferente manera. 
En la escuela, cuando llegaba el mes de diciembre ya empezábamos a decorar la clase y a ensayar los villancicos para la fiesta escolar de Navidad. A mí me gustaba, como a la mayoría de los niños, la época navideña, además de por los regalos, por las vacaciones que pasaba todos los años en el pueblo de mis abuelos maternos. La Nochebuena me hacía ilusión porque toda la familia, casi al completo, cenábamos esa noche juntos. Al terminar la larga cena, chupito de anís, y la mayoría se iban a la Misa del Gallo, otros se marchaban a algún salón con los amigos y yo me quedaba en casa viendo los programas que ponían en la tele. 
A la semana siguiente, Nochevieja. En el pueblo de mi madre, Prado del Rey, la Nochevieja se celebra en la plaza del Ayuntamiento, y todo el mundo se disfraza para comerse las uvas con las doce campanadas. Mi madre un año me disfrazó de mosquetero, otro de vieja, etc. 
Y por fin, tras unos días de espera, llegaba la Cabalgata de los Reyes Magos. En mi casa siempre fuimos muy de reyes magos, al gordinflón ese, que está tan de moda en estos tiempos entonces no le veía el pelo. “Bah, el Papa Noel es cosa de los americanos esos”, decía mi madre. El día 5, pillaba una bolsa de plástico y me iba con mis amigos a coger caramelos. Por la noche, recuerdo como si fuese ayer cuando me metía en la cama y era imposible poder dormir con aquellas cosquillas en la barriga. Al final, el sueño me vencía. A la mañana siguiente entraba mi madre en la habitación para decirme que saliera ya, a ver si me habían dejado algo los Reyes. Y allá iba yo, con una sonrisa en los labios y los ojos brillantes de ilusión dispuesto a abrir regalos… 
Conforme fui cumpliendo primaveras, aquella ilusión por la Navidad se transformó en escepticismo y más tarde en repulsa por una fiesta mercantilista que saca el lado más hipócrita de nosotros mismos. Pero bueno, esa es mi opinión personal, este año prefiero quedarme con el dulce sabor de los recuerdos -que con cada año que pasa duelen más-.

Miguel Ángel Rincón Peña. 

28 nov. 2013

LOS FAROS

Durante centenares de años han servido de orientación y guía a los navegantes que se acercaban a tierra. Hace más de dos mil años, los romanos construyeron “Caepionis Turris”, una enorme torre situada en la actual Chipiona que cumpliría la misión de servir de guía a las naves del Imperio Romano. Luego serían los Almorávides quiénes sembrarían toda la costa mediterránea de altas torres para divisar las posibles invasiones enemigas por mar. 
Actualmente, la Asociación de Amigos de los Faros de Andalucía está llevando a cabo varios proyectos para dar a conocer los faros y su historia. Sin duda es un tema muy interesante, pues en la mayoría de los casos, son edificios de un gran valor arquitectónico y no pueden quedar en el olvido. Los faros esconden la magia de aquellos que se dedicaron al oficio de farero, y que ya casi sólo queda en el recuerdo. Muy pocos faros quedan habitados, entre ellos, está el de Chipiona, y aunque es el más alto, no es el faro habitado que se encuentra a más altitud en Andalucía. Tendríamos que recorrer casi toda la geografía andaluza para encontrar el faro a mayor altitud de España. En uno de los puntos más altos del Parque Natural de Cabo de Gata Nijar, está el faro de Mesa Roldán. Y así, toda una red (187) de altas torres a lo largo de nuestras costas que iluminan las noches del mar. 
La primera vez que vi uno, me pregunté para qué serviría, y si viviría alguien dentro. Me imaginaba entonces aquella imagen romántica del farero aislado, ermitaño… un solitario al fin y al cabo. Pero tras poder conocer a uno de ellos, mi visión sobre los fareros cambió radicalmente. Para esas personas, vivir en un faro es como vivir en una casa cualquiera, con la salvedad de que el trabajo lo tienen en casa (o viceversa). 
Aunque en estos tiempos tan tecnológicos existe el GPS y varios sistemas electrónicos más, los antiguos faros siguen ofreciendo una exactitud de localización que puede salvar en un momento dado a embarcaciones en las que se estropeen los sistemas electrónicos de navegación. Ahí estuvieron y ahí siguen, en pie, y espero que por mucho tiempo más, dando luz a la oscuridad de la noche marítima. 

Miguel Ángel Rincón Peña 

(IN)JUSTICIA

Creo que ya lo he dicho alguna otra vez, pienso que la justicia tiene diferentes varas de medir. Esto, que para algunas personas pudiera parecer demagógico, no lo es, a tenor de las evidencias sobre el tema. Por poner unos simples ejemplos: El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía acepta la petición fiscal y condena a siete meses de cárcel a Sánchez-Gordillo y Diego Cañamero por ocupar la finca militar de Las Turquillas, multas de 1.200 euros y otros 760 euros por daños y perjuicios, además de los gastos de limpieza de Las Turquillas. Hay que decir que Las Turquillas es una finca propiedad del Patrimonio del Estado, que está cedida al Ministerio de Defensa, donde se aloja parte de la Yeguada Militar. En esa finca de 1.200 hectáreas esa yeguada, compuesta por unos 100 caballos, ocupa no más de 20 hectáreas estando la inmensa mayoría de la finca en desuso. Esta finca se halla en una de las comarcas andaluzas (la sierra sur sevillana) con mayor índice de desempleo. Medio centenar de jornaleros desempleados, decidieron ocupar Las Turquillas para sembrar en sus tierras, y Cañamero y Gordillo encabezaron dicha ocupación, al frente del SAT. 
Bien, una vez puesto este ejemplo, vayamos ahora a otro caso, el de Iñaki Urdangarin, duque consorte de Palma de Mallorca, imputado por corrupción en 2011. ¿Saben ustedes dónde está Urdangarin? Pues en la calle, al igual que su “supuesta cómplice” la Infanta Cristina. Y así, cientos de ejemplos más. 
Esa es la justicia en el Reino de España, se multa y casi se mete en la cárcel a quién coge tomillo en un parque natural y se absuelve a los que contaminan la costa con mareas negras. No hay que ser letrado para darse cuenta de todas estas injusticias. 
Pero aún hay más, en estos días, el Gobierno de España plantea una futura Ley de Seguridad Ciudadana. Tras ese nombre, se esconde una ley mordaza que busca la represión y criminalización de los movimientos sociales. Esto supone una vuelta al pasado, incluso quieren regular el derecho a Huelga. 
En fin, corren malos tiempos para la democracia, y no es que sea plato de buen gusto decirlo, pero viendo cómo está el patio, hay que ser realista y decir lo que uno piensa, aunque algunos sigan diciendo que es demagogia. Los datos no mienten. 

Miguel Ángel Rincón Peña

14 nov. 2013

CÁNCER

Existen muchas enfermedades que afectan muy seriamente a nuestra salud, pero quizá la peor de todas sea el cáncer. Palabra maldita o tabú para muchas personas, que no se atreven ni a pronunciarla. Incluso en los informativos, a veces, dicen “una larga enfermedad” refiriéndose al cáncer.
Seguramente, la mayoría de nosotros hayamos conocido a alguien que lo ha padecido, algún familiar, algún amigo. Siempre es motivo de sufrimiento, más aún si la enfermedad ataca a nuestros seres más queridos, como los padres, la pareja, los hijos, etc. Es muy duro ver a esa persona apagarse por momentos, ser testigo de cómo se consume con cada día que pasa. 
Sé de lo que hablo, hace poco más de dos años perdí a mi madre a causa de un cáncer. Fue rápido, en unos meses aquel cáncer la devoró por completo. En esa fase, uno intenta hablarle y decirle todas las cosas que siempre quiso decirle, demostrarle, más si cabe, todo el cariño y el amor que por ella se siente, y hacerlo con una sonrisa en los labios, aunque por dentro la pena y la tristeza les estén a uno corroyendo como la carcoma. 

Hace unos meses supe del proyecto fotográfico de Ángelo Merendino, un fotógrafo estadounidense que a los cinco meses de haberse casado, a su mujer le detectaron un cáncer de mama. A partir de ahí empezaron los tratamientos, las tortuosas sesiones de quimioterapia, etc. Desde el comienzo de la enfermedad, los dos decidieron que ella sería fotografiada por Ángelo para mostrar las secuelas del cáncer y concienciar así a la sociedad. 
Yo he visto esas fotografías y las he repasado un montón de veces, y cada vez me siguen pareciendo de lo más triste, pero también de lo más necesario. Son imágenes que hacen reflexionar a quiénes las ven, y nos muestran tal y cómo es el ser humano. Parece que cada foto nos aconsejara que no perdamos el tiempo en absurdas banalidades, que vivamos con intensidad cada segundo de nuestras efímeras vidas. Vivir, de eso se trata.
Si quieren saber más sobre las mencionadas fotos: angelomerendino.com 

Miguel Ángel Rincón Peña 

7 nov. 2013

MIS PASEOS

He vuelto otra vez a pasear, hacía bastante que no lo hacía. Perdí la costumbre por falta de tiempo (o por vagancia), pero desde hace unos días, he recuperado esa afición tan sana. Ayer por la tarde, empecé a caminar por un carril cualquiera, sin saber muy bien dónde ir. 
Por el camino me encontré con una de esas personas a las cuales se las ve muy de vez en cuando. Un anciano con su gorrita calada, su chaqueta y sus pantalones de pana. Íbamos los dos paseando sin rumbo en la misma dirección, y tras el obligado saludo, casi siempre hay una interesante conversación. Esta vez tocó la vejez, la experiencia, el pasado. Manuel, a sus setenta y pico, pocas veces salió del pueblo, trabajó en el campo cuidando “bichos” y ahora cuida de un pequeño huerto, porque dice que no puede estar “parao”. 
Sorprende conversar con personas como Manuel, pues son portadoras de una filosofía de vida que descoloca por sus fuertes convicciones y sus razonamientos. Me habló de su familia, según él, sus padres nunca fueron felices, porque tenían muchos problemas, en aquella España todo eran problemas para los que no tenían nada. Vivían de lo poco que ganaba su padre como jornalero. Así que Manuel empezó a trabajar de sol a sol cuando aun era un niño, junto a sus hermanos mayores. Ya están todos muertos. Dice que ha ido a más entierros de los que puede recordar, y que la próxima vez que entre en una iglesia será con los píes por delante. No bromea, se nota que lo dice en serio. 
Le pregunté, entre otras cosas, si después de más de setenta años, valió la pena vivir. Se paró, se quitó la gorra, pasó su mano por la cabeza y me dijo que, a pesar de todas las penurias, sí, la vida siempre vale la pena. A sus nietos se lo dice a diario, que vivan la vida lo mejor que puedan, que no se metan en problemas, que estudien, que se hagan hombres y mujeres de provecho, pero son jóvenes, y se creen que nunca van a envejecer, a esa edad todos somos inmortales. ¡Qué grande es la gente como Manuel! 

Ahora, que las canas empiezan a aparecer, que miramos atrás y vemos aquel niño que fuimos, tan lejano, tan inaccesible. Ahora que los recuerdos, casi siempre nos hacen derramar alguna que otra lágrima. Ahora que se nos van acumulando los muertos en la memoria, comprendemos aquellos versos de Gil de Biedma, el cual nos advertía: “Que la vida iba en serio/ uno lo empieza a comprender más tarde…” 

Miguel Ángel Rincón Peña.

“CHEMTRAILS”

Hace tan sólo unas semanas que descubrí lo que eran los “chemtrails”. Ese raro anglicismo que viene a decir que nos están fumigando aérea y clandestinamente. 
Según los seguidores de esa teoría, nuestros cielos parecen estar siendo utilizados como plataforma de ensayo en el marco de operaciones militares secretas, como la geoingeniería, para controlar y “poseer” el clima terrestre. La fumigación aérea clandestina con compuestos químicos está orientada presuntamente a “gestionar la radiación solar” con la excusa de combatir el cambio climático, y se lleva a cabo sin el conocimiento ni el consentimiento de la ciudadanía. Hablé hace unos días con un meteorólogo que me comentaba que los primeros datos llegaron de Estados Unidos. Cientos de personas en las supuestas zonas fumigadas, vieron cómo morían sus plantas, por lo que procedieron a analizar la tierra y el agua para encontrar una respuesta. Los resultados arrojaban dosis inusuales de metales pesados miles de veces superiores a los parámetros de referencia. 
El de las supuestas fumigaciones clandestinas es un tema polémico y delicado, cada vez que alguien habla sobre esta teoría y expone datos, de inmediato se le echan encima los escépticos a modo inquisitorial. Yo lo he comprobado en mis carnes hace pocos días. A veces, cuando no estoy seguro de escribir sobre un determinado tema, hago referencia a él en las redes sociales, para saber si interesa o no. 
Con el de las fumigaciones comprobé que interesa y mucho, tanto por un lado como por el otro. Yo ni creo ni dejo de creer en que nos estén fumigando, pero llevo ya unas 6 fotos de cielos de la sierra de Cádiz en los cuales se puede observar los rastros de algo que se asemeja muchísimo a una fumigación aérea. Esas fotos se las hice llegar a expertos en “chemtrails” y me afirmaron que eran restos de esas fumigaciones clandestinas. También se las envié a profesionales escépticos, aunque aún no me han respondido. 
Sea cómo sea, si a ustedes, que leen esto, les interesa el tema, no duden en buscar información sobre este “fenómeno”, desde la objetividad y el razonamiento, pero con la mente abierta y sin dogmatismos. 


 Miguel Ángel Rincón Peña 

17 oct. 2013

LA PETITE MORT

Hoy, no sé cómo, me ha llegado al correo el famoso libro titulado Cincuenta sombras de Grey, en Pdf. Iba a leerlo un poco, por curiosidad, pero estoy ya mayor para esa clase de lecturas, así que lo mandé a la papelera de reciclaje. Los “best seller” nunca fueron mi fuerte, prefiero otra clase de libros. 
Cincuenta sombras de Grey es una novela erótica, y me hizo recordar libros como La filosofía en el tocador, novela atribuida al Marqués de Sade, o el mismísimo Kama Sutra de Vatsiaiana. La literatura erótica está bien para, entre otras cosas, despertar la imaginación. Recuerdo que el Kama Sutra lo leí cuando yo tenía unos quince años. No me enteré de nada, pero las ilustraciones del libro me las aprendí casi todas. Luego cuando uno ya tiene una cierta edad más madura, vuelve a releerlo y se da cuenta que es un libro de arte erótico en el que no sólo se exponen posiciones sexuales, sino que explora las relaciones, en general, entre los hombres y las mujeres. 
El Kama Sutra, fue escrito en la India, y allí aún hoy, a la mujer la consideran un ser inferior al hombre, por lo que yo pensaba que dicho libro sería un reflejo de esas creencias y se le daría un papel secundario en el ámbito erótico, considerándola sólo como un instrumento para el placer masculino. Pero a mi opinión, sucede todo lo contrario, en el Kama Sutra, la mujer adquiere una igualdad absoluta con el hombre. He investigado un poco sobre el autor, y resulta que el tal Vatsyayana fue un escritor que exploró las relaciones lejos de los prejuicios, y uno de los temas que más le interesaron fue el del orgasmo femenino, lleno de tabúes aún en estos tiempos. Y es que, el orgasmo femenino sigue siendo un gran misterio, después de años de investigación, ahora se sabe que justo en el momento del orgasmo, que puede durar hasta veinte segundos, el cerebro de la mujer se “desactiva”. Según cerebros escaneados en mujeres durante el proceso para generar un orgasmo, la mayor parte de la actividad cerebral “se apaga”, como si se tratase de un apagón eléctrico provocado por un relámpago (un apagón en el que todo se ilumina, según algunos testimonios). Quizá de esa teoría surgió el término de “la petite mort” (la pequeña muerte) para denominar al orgasmo.
En fin, si todavía no han leído el Kama Sutra, háganlo, seguro que les gusta. Otra opción es contemplar las ilustraciones que trae el libro, son muy educativas. 

Miguel Ángel Rincón Peña

10 oct. 2013

IRENE Y JUAN

Hace algunas semanas tuve el inmenso placer de conversar con una anciana arcense que me contó una historia de esas que cuentan “los abuelos”. Su nieto contactó conmigo por Twitter (@mrinconp) y me preguntó si quería hablar con su abuela y escribir sobre ella. 
Allá que fui, pues nuestros mayores son la mejor enciclopedia que podamos tener, y una vez más corroboré esa teoría. Entré por la puerta de una vivienda sencilla y humilde, y allí me estaban esperando con la merienda en la mesa. La mujer me pidió que si escribía algo no pusiera nombres, así que me los he inventado respetando su decisión. 
Irene, tenía por aquel entonces 17 años y Juan 21. Ella era aprendiz de costurera y él se dedicaba a la albañilería y al campo. Se enamoraron tanto que el casamiento tardó pocos años en llegar. Eran tiempos duros, muy duros, pero con lo que Juan ganaba podían “ir tirando”. Fueron felices, hasta que aquel verano de 1936 llegó oliendo a pólvora. Los militares se levantaron contra la República y empezó la guerra. Juan, que era afiliado a la CNT estaba en “la lista negra”. Cuando llegó el otoño, Irene ya estaba tejiéndose su primer vestido negro. A Juan lo apresaron los nacionales y le dieron el paseíllo junto a otros muchos compañeros. En cuanto Irene fue a preguntar a la comandancia la metieron en una de las celdas. Según recuerda, la cárcel estaba llena. La interrogaron, pero nada pudo decir, pues nada sabía por más que le dieran a probar el aceite de ricino. Cuando se cansaron de preguntarle la pelaron y la mandaron a su casa. Para esas fechas, Irene ya estaba embarazada de casi 4 meses. 
Pasó el tiempo, que casi todo lo cura, y con la ayuda de sus padres, esta valiente mujer logró salir adelante y criar a su hijo, “con muchas fatiguitas”, como dice ella. De su marido Juan poco más se supo. Un falangista, años después de acabar la guerra, le dijo que había huido a Francia, pero ella sabe que eso no es cierto, y está convencida de que sus huesos están enterrados en alguna fosa común. En el pueblo había oído rumores de que a aquellos “rojos” los fusilaron en la “Cuesta de la Escalera”. 
Irene, a su edad, recuerda con detalle lo que sucedió en los años de la guerra y el hambre. Yo desde aquí les mando un abrazo a todas las “Irenes” que aun viven y las animo a que cuenten sus historias, que la memoria no se pierda, porque olvidar, como ya sabemos, es siempre repetir. 

Miguel Ángel Rincón Peña



ACEITE DE RICINO

Ella también tuvo sus veinte años,
piel como la seda y unos ojos
grandes y negros como azabache.

De día trabajaba en la costura,
de noche, soñaba con playas,
con ciudades quiméricas…

Conoció a un muchacho gallardo,
y con él, llegó el amor, las risas,
los besos a escondidas en los portales.

Por el día, Irene cosía vestidos,
Juan curtía su piel de sol a sol
y por la noche se soñaban juntos.

El verano del 36 llegó oliendo a pólvora.
El joven obrero partió a la guerra
dispuesto a luchar contra los yugos.

En otoño, Irene se tejió un vestido negro
-como sus ojos, como el azabache-
que duraría toda una vida.

Rapada, afligida, despojada
y con una nueva vida en su interior,
purgaba su pena con aceite de ricino.

Y pasaron los años, e Irene seguía soñando
con sus playas, con sus ciudades inalcanzables
y con su Juan, perdido en alguna fosa común.

Miguel Ángel Rincón Peña

4 oct. 2013

Promo (I) "La Máquina Quimérica" Miguel A. Rincón

Primer video promocional del libro de poemas La Máquina Quimérica, de Miguel Ángel Rincón Peña.

3 oct. 2013

PIETR PISKOZUB

Nadie debería morir como murió el pasado miércoles el joven polaco Pietr Piskozub en un albergue de Sevilla. Pietr, de tan sólo 23 años, vivía en la indigencia en un país extraño rodeado de gente extraña. Lo encontraron desnutrido, enfermo, pesando solamente 30 kilos. Alguien lo llevó al hospital Virgen del Rocío donde fue atendido y dado de alta. Desde el hospital se le envió al albergue municipal donde horas después moriría en un sillón. ¡Qué muerte más terrible! Y encima lo graban en video, vi las imágenes emitidas en los informativos de Canal Sur, ya se pueden visionar también en internet. 
Obviamente yo no soy médico, pero no hay que serlo para cuestionarse este caso y preguntarse cómo se le puede dar el alta a una persona con 30 kilos de peso y evidentes síntomas de desnutrición. No acuso a nadie, si acaso al sistema, pero es para reflexionar y mucho. Pero en este país parece que se reflexiona poco sobre asuntos importantes. 
Esta misma mañana, hablando con una persona que conozco bien, me decía que está todo muy mal, pero que hay que resignarse ante esta situación, que ya mejorará. Precisamente, esa persona lleva desempleada varios años y está teniendo muchos problemas para sacar a su familia adelante. Pues aun así, trata de justificar al mismo sistema que lo somete. Y como él, millones de españolitos que andan a la espera del milagro de la recuperación. 
Rajoy ya lo ha dicho bien claro en Japón, “la crisis en España ya es historia”, así que, ¿de qué preocuparnos, verdad? 
Estos señores (por llamarles de alguna manera) que nos gobiernan no tienen vergüenza ni para pegar un sello. Pero qué caramba hace Mariano en Japón mintiendo y metiendo la pata cada vez que abre la boca. Cómo tiene la cara dura de afirmar ante los empresarios japoneses que la crisis en España ya es historia, cuando los ciudadanos a los que él “representa” estamos con el agua al cuello, cuando no hace ni un día que han desalojado por la fuerza a 12 familias en Málaga, cuando se recorta en Dependencia, Educación, Sanidad, cuando acabamos de saber que ha subido otra vez la cifra del paro, o que personas como Pietr mueren desnutridos en la más absoluta miseria. 

Miguel Ángel Rincón Peña 

25 sept. 2013

ATRACOS LEGALES

Los lectores más mayores, recordarán aquellos tiempos en que en las casas, por las noches, se encendían los quinqués, los candiles y las velas para iluminar la estancia. Hoy en día, los quinqués han quedado como objetos de decoración y coleccionismo. Pues parece que el pasado vuelve con fuerza, porque en octubre vuelve a subir el recibo de la luz. Se trata del mayor aumento del año, después del 3,2% de agosto. Desde enero de 2012, el recibo se ha incrementado en un 11%. 
De un tiempo a esta parte, se han puesto muy de moda los atracos a mano armada que los consumidores sufrimos diariamente. Si vamos a repostar a una gasolinera: atraco. Si compramos la bombona de butano: atraco. Con las facturas del móvil, internet, las comisiones bancarias, etc. Atraco tras atraco. Todo sube menos los sueldos y las prestaciones sociales. Al final, vamos a tener que poner en práctica aquella teoría del decrecimiento, que no es otra cosa que frenar el ritmo de vida que la sociedad capitalista nos impone. Según sus partidarios, el decrecimiento es una corriente de pensamiento político, económico y social favorable a la disminución regular controlada de la producción económica con el objetivo de establecer una nueva relación de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, pero también entre los propios seres humanos. No es que yo esté totalmente de acuerdo con esa corriente decrecionista, pero sí creo que es necesario que los consumidores nos paremos por un momento a reflexionar. 
¿Se imaginan ustedes una huelga de consumidores? No tenemos ni idea del poder que tenemos los consumidores si nos unimos. Pero claro, el problema es el de siempre, el individualismo, la falta de consenso y unión entre los “atracados”. Mientras, en el lado contrario, el de los “atracadores”, existe una perfecta unión y armonía. Por ejemplo, en estos días, el Círculo de Empresarios plantea recortar el salario mínimo interprofesional para los jóvenes en paro. El Ministerio de Sanidad va a establecer el copago farmacéutico para los pacientes no hospitalizados a partir del 1 de octubre, y los enfermos crónicos pagarán el 10% de su medicación hospitalaria. Atracos sin compasión. Y la gente calladita, que como se proteste demasiado llueven palos, detenciones y multas. Así es el Capitalismo.
Miguel Ángel Rincón Peña
















19 sept. 2013

JUSTICIA ARGENTINA

En España, para mucha gente, hablar de crímenes del franquismo es hablar de un tema tabú. Unos dicen que con la transición todo se eximió, algo así como aquello del borrón y cuenta nueva, otros opinan que no está bien reabrir las heridas del pasado. Pero también hay quiénes piensan que esas heridas nunca se cerraron y que olvidar es repetir. 
Lamentablemente, este país tiene una memoria muy frágil, además de selectiva. Ahora que está tan de moda eso de, por poner un ejemplo, acordarse del tratado de Utrecht y pedir a voz en grito la soberanía de Gibraltar, pero sin embargo, se olvida (intencionadamente o no) reivindicar la legalidad republicana y la reparación de las víctimas de la dictadura franquista. Una dictadura que asesinó, torturó, encarceló y mantuvo al pueblo español bajo la asfixiante opresión de una bota militar. 
En todos estos años de “democracia”, no se ha movido un solo dedo por investigar y juzgar a los criminales que durante el franquismo disfrutaron de patente de corso. Todo lo contrario, a más de uno incluso se les condecoró y homenajeó. 
Pues resulta, que después de casi cuarenta años de la muerte de ese sátrapa llamado Francisco Franco, una jueza argentina ha dado los primeros pasos para que la impunidad del régimen dictatorial empiece a tambalearse, y ha dictado cuatro órdenes de detención internacional (vía Interpol) contra cuatro torturadores franquistas: tres miembros de la Brigada Político y Social de la dictadura (Juan Antonio González, Celso Galván y Giralte González) y contra un ex guardia civil (Jesús Muñecas).
Que tengan que abrir un caso en Argentina para juzgar los crímenes del franquismo mientras en España llevan desde la transición lavándose las manos, es para que se nos caiga la cara de vergüenza, si es que aún queda algo de vergüenza en este país. 
 Puede parecer increíble, pero al menos 88.000 víctimas del franquismo continúan sepultadas en fosas comunes. España ocupa el segundo lugar del mundo en número de fosas clandestinas, sólo por detrás de Camboya. Cómo podemos llamarnos demócratas, si tenemos las cunetas llenas de personas asesinadas, si los torturadores y asesinos siguen tranquilamente en la calle, si aún existe miedo a hablar de “estas cosas”. 
Veremos cómo avanzan las investigaciones y esperemos que empiecen a dar sus frutos muy pronto. 

Miguel Ángel Rincón Peña 

18 sept. 2013

A RAFAEL PÉREZ DEL ÁLAMO

Somos polvo, querido Rafael.
El otro día, tus restos cabían
en una cajita de madera.
Vi cómo te sacaban de un
pequeño nicho polvoriento
una mañana de septiembre.
Y pensé que lo material
no vale nada, que nuestro cuerpo
es una coraza que más temprano
que tarde se la llevará el tiempo.
Lo verdaderamente importante
son las ideas, la sabiduría, el ejemplo,
esa energía que nos acompañará
cuando la carne se pudra y los huesos
sean sólo cenizas reposando en un nicho
o a merced del caprichoso viento.

Miguel Ángel Rincón Peña
Arcos de la Fra. 14/09/2013


15 sept. 2013

CEIP SAN FRANCISCO

Hace tiempo que les debía un artículo a “mis niños” del aula específica del CEIP San Francisco de Arcos. A veces, a la hora de escribir esta columna, las cosas verdaderamente importantes se van dejando aparcadas por otras de mayor actualidad o trascendencia mediática, como puede ser la política. Y es que hablar de política suele dar mucho juego. Pero esta semana he decidido escribir sobre unas personas extraordinarias, las niñas y niños del aula específica del San Francisco, lugar en el que he ejercido mi actividad laboral durante casi seis años. Sin entrar en detalles sobre ellos, me gustaría destacar que están llenos de grandes cualidades. Son sensibles, cariñosos, afables… y dan todo sin esperar nada. Ojalá este mundo se rigiera por tan dignas cualidades. Seguramente esos pequeños (en estatura, pero grandes en corazón) me hayan enseñado en estos seis años muchas más cosas que yo a ellos, y por eso siempre los llevaré en el recuerdo. 
En determinadas ocasiones, profesorado, alumnado, padres y madres, forman algo más que un cúmulo de intereses dirigidos a la enseñanza, y forjan, con el tiempo, una buena amistad. Cuando se dan esas condiciones, todo el trabajo es mucho más fácil. Aunque no todo es color de rosa, las barreras y muros que la sociedad construye están ahí, aunque muchos no los quieran ver. Creo que desde el aula específica se han dando muchos martillazos para derribar el muro. A lo largo de estos años, el alumnado se ha podido beneficiar de varias actividades, logradas gracias al esfuerzo y esmero de mucha gente comprometida con la causa, por ejemplo, aquaterapia, equinoterapia, perroterapia, terapia con aves rapaces, etc. También han participado en muchas de las actividades del colegio, como proceso de la inclusión que se ha llevado a cabo, con unos resultados más que satisfactorios. Una de las mayores artífices de que ese aula sea un éxito la tiene su tutora, Juani Téllez, que siempre se ha desvivido por “sus niños” y ha hecho (y hace) un trabajo sensacional.
Pienso que es positivo que todos estos avances los conozca la opinión pública. Nuestra sociedad tiene que estar al tanto del modo en que la escuela pública ofrece respuesta a la diversidad. Así que vaya desde aquí mi homenaje a ese aula tan especial para mí. 

Miguel Ángel Rincón Peña 

5 sept. 2013

JUEGO DE ESPIAS

Eso de que nos vigilan continuamente, lo teníamos muy claro, pero ahora con las filtraciones de datos hechas por WikiLeaks estamos mucho más seguros de ello. 
Es como el Gran Hermano a nivel mundial, si paseamos por la calle una cámara nos graba, si entramos a un establecimiento una cámara nos graba, si estamos sentados en el parque una cámara nos graba. Si encendemos el ordenador y nos conectamos a las redes sociales, somos espiados de una manera escandalosa. Hace unas semanas podíamos leer en los periódicos que el gobierno de los Estados Unidos tiene acceso directo a los datos y a los servidores de todopoderosas empresas de Internet como Google, Facebook, Apple o Yahoo. También, según el diario The Guardian, el gobierno de Obama, tenía acceso desde finales de abril al registro de llamadas de todos los clientes de Verizon, una de las compañías telefónicas más grandes del país. 
WikiLeaks ha publicado recientemente la tercera entrega de los Spyfiles, aportando datos nuevos sobre el espionaje que los gobiernos (incluido el español) llevan a cabo sobre la población. Según Julian Assange, la industria de la vigilancia trabaja mano a mano con gobiernos de todo el mundo para ayudarles a espiar de forma ilegítima a sus ciudadanos. 
Pero quizá la noticia que me ha dejado más “boquiabierto”, es la que daban fuentes de la Inteligencia europea en las que confirmaban que la agencia británica GCHQ ha pinchado el cable submarino que conecta España con Oriente Medio y Asia, para controlar en secreto las conexiones telefónicas y las de internet. O sea, que Londres espía todas las comunicaciones españolas. 
Visto lo visto, si queremos tener algo de intimidad, pareceremos actores paranoicos en una película de espías, buscando lugares sin cámaras, apagando los móviles y sacando la batería y lo mismo con el ordenador. Vivimos encerrados en la casa del Gran Hermano, pero sin consentimiento por nuestra parte. 
Con todas estas noticias de espionajes, manipulaciones, ataques preventivos, corrupciones, etc., dan ganas de hacerse anacoreta y retirarse lejos del mundanal ruido, o gritar aquello que decía Groucho Marx: "Paren el mundo que me bajo." 

Miguel Ángel Rincón Peña

29 ago. 2013

SIRIA

Según los últimos acontecimientos, parece que el Tío Sam está sacando brillo a sus misiles otra vez. ¿Una nueva guerra? No, es la misma guerra de siempre. La guerra imperialista por controlar el mundo y sus recursos naturales (gas, petróleo, etc.) 
Barack Obama, presidente de los Estados Unidos de América y premio Nobel de la Paz, amenaza con bombardear a Siria. Ese plan no es improvisado ni mucho menos, llevan tiempo creando tensión y manipulando para propiciar el ataque. La puntilla ha sido, según los EEUU, el uso de armas químicas por parte del Gobierno sirio, de lo cual carecen de pruebas a día de hoy. Muy probablemente, esas armas químicas las hayan usado los rebeldes, apoyados por Al Qaeda. El enviado especial de la ONU en Siria, Lakhdar Brahimi, declaró hace unos días que ni EEUU ni el Reino Unido habían presentado a la ONU pruebas del uso de armas químicas por parte del Gobierno sirio. ¿Atacarán a Siria sin un dictamen de la ONU? 
Iraq, Libia, Afganistán, etc. Todos esos países tienen grandes recursos naturales y en todos ellos ha metido la mano los EEUU y sus aliados. ¿Se ha instaurado la democracia después de ser arrasados, destruidas sus infraestructuras, brutalmente asesinados sus dirigentes y parte de su población? Todo lo contrario, ya que los estados que eran laicos han sido sustituidos por otros teocráticos en los que se ha implantado la Sharia, que para quién no lo sepa, es la Ley Islámica, un código religioso detallado de conducta en el que se incluyen las normas relativas a los modos del culto, los criterios de la moral y de la vida, las cosas permitidas o prohibidas, las reglas separadoras entre el bien y el mal. Un auténtico despropósito y una aberración. 
Pero para la OTAN, el negocio es el negocio, y por conseguir sus objetivos les da igual bombardear países enteros aniquilando a la población civil, luego salen en sus medios de comunicación diciendo que lo hacen por el bien de esa misma población bombardeada. Así son ellos de sátrapas y manipuladores. Y lo peor de todo es que hay quién se cree a pies juntillas las mentiras de los imperialistas e incluso los excusa y defiende. Allá cada cual con su conciencia. 
Yo termino este artículo con un poema de Miguel Hernández que viene muy bien para estos tiempos belicosos: Tristes guerras/ si no es amor la empresa./ Tristes, tristes. Tristes armas/ si no son las palabras./ Tristes, tristes. Tristes hombres/ si no mueren de amores./ Tristes, tristes. 

Miguel Ángel Rincón Peña

24 ago. 2013

JUEGO DE TRONOS

Todos los años por estas fechas, uno se plantea muy seriamente sobre qué escribir en la columna de opinión, y es que en el mes de agosto parece que todo se paraliza por las vacaciones. Las playas de llenan, las piscinas están a rebosar pero los columnistas tenemos la “saca” de ideas medio vacía. 
Pero no se preocupen, siempre nos quedará Gibraltar. Tema recurrente dónde los haya. Que la crisis está ahogando al país, que tenemos seis millones de personas desempleadas, que se está privatizando la Sanidad y se están cargando la Educación, que siguen los desahucios…, no pasa absolutamente nada, desde el Gobierno y sus medios de comunicación se saca a pasear el tema del Peñón y aquel manido slogan del “Gibraltar español”, y de repente ese trocito de tierra se convierte por enésima vez en protagonista de noticias, debates y demagogias. Y es que cuando se trata de “defender la patria”, más de uno pierde la cabeza (y las formas). 
Hace trescientos años, dos dinastías firmaron el tratado de Utrecht, y aún hoy, en el siglo XXI, seguimos recordando aquel polémico tratado donde, Reino Unido y España mantienen vivo el rifirrafe por Gibraltar. Un auténtico “juego de tronos”. 
Lo que está bastante claro es que este es un problema que no tiene fácil solución a corto plazo. Personalmente, estoy en contra de que el Reino Unido mantenga una colonia en tierra andaluza y gaditana, una colonia que se ha convertido en un auténtico paraíso fiscal, aunque los “llanitos” lo nieguen. De todas formas, creo que la “guerra” del pueblo español, hoy por hoy, no está en Gibraltar, sino en España y Europa, y el enemigo a batir se llama Crisis del Capitalismo. Que no nos distraigan con cortinas de humo. A los que nos gobiernan no les interesa que se siga hablando del caso Bárcenas y del desfile de dirigentes del PP que están declarando ante el juez. No les conviene que se recuerde el caso Urdangarín ni todos los despropósitos de la Monarquía. Prefieren mantener a los españolitos entretenidos con el conflicto gibraltareño y que no se hable de la crisis-estafa. Rajoy ya tiene dos aliados para lavarle el cerebro al personal, Gibraltar y la Liga de fútbol. Así no va. 

Miguel Ángel Rincón Peña.


10 ago. 2013

MARÍA

Hay drogas que llevan milenios acompañando a la humanidad. El peyote, la marihuana y tantas otras sustancias naturales, plantas, hongos, tubérculos. Sus propiedades y sus efectos, han ayudado en su caminar por la senda del tiempo a millones de personas, hasta que la hipocresía hecha ley convirtió a estas plantas en ilegales. Pongamos como ejemplo a la marihuana, ilegalizada, criminalizada y perseguida. Yo me pregunto, ¿cómo puede ser ilegal una planta? Bajo el abrigo de la Ley, los gobiernos pueden declarar ilegal hasta a las personas. Se me revuelven las tripas cuando escucho en los informativos que han detenido a “inmigrantes ilegales”. ¡Ninguna persona es ilegal, carajo!
Pero no quiero salirme del tema que nos ocupa esta semana: La legalización de la marihuana. Hay personas que padecen una serie de enfermedades a las cuales el cannabis puede ayudar, por ejemplo, enfermos de cáncer, pacientes con enfermedades inflamatorias intestinales, etc. En países en los que el cannabis sigue siendo ilegal, estas personas, para poder acceder a la marihuana como terapia, tienen que exponerse a una serie de circunstancias que no se lo ponen nada fácil. Desde tener que tratar con gente poco recomendable, hasta arriesgarse a ser multados por la policía. Sembrar una planta en casa es otra opción, aunque no todo el mundo tiene la posibilidad de hacerlo. 
Hace unos días, la Cámara de diputados de Uruguay, daba vía libre a la ley impulsada por el presidente uruguayo, José Mujica, de legalizar la marihuana y entregar al Estado el control de su circulación. ¿Por qué en otros países, como por ejemplo España, no se legaliza esta planta? ¿A quiénes les interesa el negocio del tráfico ilegal? 
La solución no está en la represión y en las multas, la solución pasa por una regulación responsable, por la educación, por el control, en definitiva, por la legalización. Existen ciertas asociaciones en nuestro país que ofrecen marihuana con fines medicinales a las personas que la necesiten. También se pueden comprar en los Grow Shop las semillas. 
En fin, mientras la criminalización y la ilegalización de esta planta impidan la normalización en su consumo, la gente seguirá exponiéndose a una legislación hipócrita. Unos países progresan, otros, en cambio, retroceden a pasos agigantados. 

Miguel Ángel Rincón Peña

SOLIDARIDAD

¿De qué nos sirven tanto odio, tanto agobio, tanta prisa, tantos problemas? Nos empeñamos en hacernos la vida más complicada de lo que ya es y levantamos muros y fronteras. Vivimos en una época en que el “o pisas o te pisan” está a la orden del día. El Capitalismo nos induce a llevar una vida de acelerada, de competición, de agresividad. 
Nos cruzamos por la calle como si fuésemos autómatas, la mayoría hace tiempo que perdió los buenos modales, a veces tratamos a nuestros semejantes como si fueran invisibles o inferiores. No me gusta vivir una sociedad que adora al dinero como el único dios verdadero. 
Rentabilidad, porcentajes, números de serie, códigos de barra, comida basura, transgénicos. Deshumanización. Eso es algo terrible. 
Nos creemos fuertes pero somos todo lo contrario. Sólo tenemos que poner los informativos y ver el accidente ferroviario de Santiago de Compostela. El más grave en la historia de España. Una tragedia. Cientos de víctimas. Es en esas ocasiones de desastre cuando el ser humano se da cuenta de lo frágil que es. Y nos volvemos más humanos, más solidarios. Los bomberos y los médicos desconvocaron sus huelgas y las enfermeras desempleadas se ofrecieron voluntarias, además de personas anónimas que se acercaron al lugar del accidente para ayudar en lo que buenamente podían. Había colas para donar sangre. Eso sí es humanidad. 
 Por mucho que este sistema nos quiera convertir en autómatas, en simples números, hay algo dentro de nosotros que nos hace reflexionar sobre lo que somos y lo que queremos ser. Ojalá esa enorme solidaridad que durante unos días hemos visto en Galicia, la tuviéramos presente y viva todos los días del año, para ayudar a los demás, para luchar contra las injusticias, para construir un mundo mejor donde la humanidad se pueda realizar plenamente en igualdad y fraternidad. No es utopía, no son sueños, es el futuro, y el futuro es hoy. 
Vaya desde aquí mi solidaridad con el pueblo gallego y con todas las víctimas del accidente. 

Miguel Ángel Rincón Peña 

9 ago. 2013

Las estaciones de tren (corto poético)

Cortometraje poético. Escrito y dirigido por Miguel Ángel Rincón Peña. Grabado en la estación de tren de Ronda (Málaga) en marzo 2012. Editado y producido en Prado del Rey (Cádiz) en agosto 2013. NOTA: Este video ha sido grabado íntegramente (imagen y audio) con la cámara de un móvil Nokia C6.

18 jul. 2013

TELÉMACO

Recuerdo su mirada, su rostro curtido por los años y por el duro trabajo al sol. Telémaco Gutiérrez me recibió amablemente en su humilde casa. Fui a verlo hace un par de años para que me contara su historia. Telémaco fue hijo y nieto de republicanos. Su abuelo se recorrió cárceles y campos de trabajo y fue desterrado de su pueblo. Su padre fue alcalde del Frente Popular en Prado del Rey, torturado y asesinado. Telémaco me explicó cómo fue aquella escena en la que una noche, mientras cenaban, unos falangistas llamaron a su puerta y se llevaron a su padre Hilario. Recuerda que su madre cogió de la mano a su hermano y a él y salieron tras el coche. La sopa quedó en la mesa. A su padre nunca más lo volvieron a ver. Con el tiempo, su madre se enteró que lo habían enterrado cerca de Bornos. Telémaco creció con el estigma de ser el hijo de un rojo, le obligaron a bautizarse y cambiar de nombre, aunque todos sus vecinos le siguieron llamando Telémaco. Cuando hablé con él, me decía que no sabía mucho de política, pero sí sabía quiénes mataron a su padre, los falangistas, los fascistas. 
Cuando murió Franco y llegó la “democracia”, Telémaco fue al registro y recuperó su nombre oficialmente. También intentó recuperar el trozo de tierra que se le expropió a su abuelo Frasquito Gutiérrez, pero eso fue más complicado. Frasquito fue el ideólogo del comunismo libertario en Prado del Rey, además de impulsor de la cultura local. 
 Ayer fue 18 de julio, día en el que hace ya 77 años, aquellos militares criminales se levantaron contra el legítimo gobierno de la República. Eso significó uno de los mayores errores de la historia, pues trajo una guerra infernal, muerte, dictadura, represión, hambre, embrutecimiento, etc. España pasó de tener una de las constituciones más progresistas del mundo a estar anclados en el conservadurismo sectario durante más de cuarenta años. 

Desde aquí, mi reconocimiento y mi homenaje a todas aquellas personas que lucharon y sufrieron en sus carnes la represión y la muerte. A todas las personas que quedaron huérfanas y que tuvieron que resistir las embestidas de una dictadura sanguinaria. A Telémaco Gutiérrez, que murió hace poco, pero que vive en la memoria colectiva. 

Miguel Ángel Rincón Peña

12 jul. 2013

EL TINTERO

Si es que, aunque uno no quiera, tiene que hablar del Partido Popular a la fuerza. Esta gente, día sí y día también, salen en los papeles, nunca mejor dicho. 
Que sí Barcenas, que si financiación ilegal, sobresueldos, recortes, subida de impuestos, en fin, para qué seguir. 
Y la gente está completamente asqueada de tanta corrupción y de tanta sinvergonzonería. Esto no hay democracia que lo aguante, y la nuestra desde la transición tiene los pies de barro, así que imagínense ustedes. 
El otro día me dio por abrir un periódico de tirada nacional, quién me mandará a mí… Titular: “Cospedal planea no pagar el mes entero si la persona dependiente muere antes de que acabe ese mismo mes.” En mi humilde opinión, hay que ser muy, pero que muy canalla para planear esas fechorías. Y es que, desde que comenzó esta crisis, que no es una crisis, sino una estafa en toda regla, tanto el PSOE antes, como el PP ahora, están atacando a los sectores más débiles: colectivos de discapacidad, desempleados, trabajadores precarios, autónomos, sanidad, educación, etc. Y mientras, esta gente que nos desgobierna embolsándose todos los meses sus buenos sueldos, sobresueldos, dietas y a saber qué más. ¿Pero saben ustedes lo peor de todo? Que llegados a este punto, no hay más culpables que nosotros mismos. Sí, porque si los ciudadanos nos plantásemos de una vez por todas y dijéramos hasta aquí habéis llegado, otro gallo nos cantaría. Si hay que hacer una huelga indefinida se hace, si hay que enfrentarse a sus cuerpos de seguridad, si hay que ocupar tierras, congreso y senado, pues se hace. De nada nos sirve sentarnos en las plazas a darles florecillas a la policía y tocar el timbal. Ellos, desde sus despachos se ríen a carcajadas de esas pantomimas. Hay que salir a la calle decididamente a exigirles respeto por el Pueblo, que no queremos migajas, queremos justicia, dignidad, trabajo. Ya está bien de seguirles el juego como pasmarotes. Ya está bien de contemplar “el incendio” como las vacas cuando ven pasar al tren. 
Esta reflexión que escribo está incentivada por un interesante artículo que leí ayer escrito por Pedro Pérez Linero para El Tintero, una pequeña publicación que ya está en la calle y la cual recomiendo, pues como a mí, les hará reflexionar. 

Miguel Ángel Rincón Peña 

4 jul. 2013

TWITTEANDO

Las redes sociales, bien usadas, cumplen un papel positivo en nuestra sociedad. De un tiempo a esta parte han surgido varias plataformas como Facebook, Twitter, Tuenti o Google Plus, y en todas ellas hay sitio para la manera de ser de cada uno de nosotros. La teoría de “los seis grados de separación”, según la cual toda la gente del planeta está conectada a través de no más de seis personas, se convierte en el software principal de las redes sociales en Internet. Hay un libro, con su correspondiente película, que habla sobre esa interesante teoría. 
Gracias a estas redes, muchas personas se han podido rencontrar: amigos de la infancia, familiares lejanos, etc. Mediante estas estructuras sociales, personas que viven lejos de sus pueblos o ciudades, pueden seguir diariamente las noticias y los eventos que se realicen en su tierra natal. Pero cuidado, las redes sociales también enganchan. Hay que darles un uso apropiado, aunque como pasa en todo, y la red no iba a ser una excepción, hay muchos personajes que intentan aprovecharse, molestar y realizar actividades poco lícitas. Hay que andarse con mucho ojo. Luego está el tema del “Gran Hermano”, pero esa es otra historia.
Para concluir les contaré que hace un par de noches, estaba echando un vistazo a mi Twitter (@mrinconp) y vi una foto de perfil que se parecía al alcalde de Arcos, pinché sobre ella y efectivamente era él: @alcaldejluis. Me resultó curioso y le mandé la noticia a un amigo arcense. A los cinco minutos el alcalde nos respondió asegurándonos que estaba encantado de hablar con nosotros y que era saludable saber qué opinábamos. 
Quienes me sigan en esta columna sabrán que no soy de echar piropos a los políticos, y menos a los del Partido Popular, que se están ganando día a día que los ciudadanos les den la espalda, pero cuando tengo que reconocer algún acierto lo hago sin problema, y que José Luis Núñez haya tomado la determinación de acercarse al pueblo mediante las redes sociales es algo bueno. Si los políticos que tienen en su mano cambiar las cosas pusieran los pies en la tierra y escucharan más a la ciudadanía, seguramente nos iría mucho mejor. Así pues, vaya mi felicitación para el señor Núñez y desde aquí me gustaría animar a los demás miembros del equipo de gobierno y de la oposición a que, si no lo han hecho ya, sigan el ejemplo del alcalde. Hay que utilizar las redes sociales como vía de comunicación con la gente y acercar así la política al Pueblo. 

Miguel Ángel Rincón Peña

27 jun. 2013

OCAÑA

José Pérez Ocaña (1947-1983) fue un artista andaluz, nacido en el municipio sevillano de Cantillana, que emigró y vivió una gran parte de su vida en tierras catalanas. Pintor vanguardista de gran talento y activista por los derechos y la igualdad del colectivo LGTB, cosa que le costaría serias represalias por parte de la dictadura franquista que ya daba sus últimos coletazos.
Ocaña murió de la misma forma que vivió su pintoresca vida. Volvió a Cantillana, para visitar a su familia y celebrar las fiestas de carnaval. Pérez Ocaña confeccionó un disfraz de Sol, con papel, tela y bengalas que desafortunadamente se quemó, produciéndole unas quemaduras mortales. 
Después de su muerte se han organizado exposiciones, producido películas y documentales, y publicaciones en torno a su vida y obra. Trabajos encomiables de grandes artistas, profesionales y autores que han puesto en valor su trayectoria. 
Desde hace unos meses, un buen grupo de intelectuales, junto a la cooperativa Atrapasueños, están promoviendo la creación de un espacio expositivo permanente para uno de los artistas más singulares y geniales que han nacido en Andalucía. Ese manifiesto, del cual he tomado la información para escribir este artículo, lleva por nombre, “Un lugar para el pintor Ocaña”. 
Yo conocí a Ocaña gracias a un poema de mi amigo y poeta Juan Manuel Alcedo. Él fue quién, por medio de sus versos, me presentó a Juan Pérez Ocaña, y a partir de ahí investigué y me sorprendí gratamente con su vida y su obra. Aquella poesía llevaba por título “Te fuiste con el Sol”, y la voy a reproducir a continuación para que, si no conocían a Ocaña, sea mi primo Juan Manuel el que se lo presente:
“Tú, luz en la oscuridad/ de un tiempo, en una nación/ de misa y comunión,/ devota a la autoridad,/ banderas y falsedad. Tú, aire renovado/ en un moribundo estado/ en donde la voz alzaste,/ con valor te rebelaste/ dignificando el pecado. Tú, diablo controvertido,/ nos dejaste tu legado/ aun cuando estés olvidado./ Siempre huiste del balido,/ libre loco travestido. Más, no es cosa que extraña/ pues es normal en España/ lapidar al diferente/ que provoca con la mente./ Por eso me gusta Ocaña.” 

Miguel Ángel Rincón Peña.

21 jun. 2013

SHAKIRA G. N.

Esta semana ha muerto Shakira. No, la cantante no. Shakira era una niña de 7 años de edad, gravemente enferma por un tumor cerebral y que vivía en el poblado chabolista de Puerta de Hierro. Esta niña, mientras el tumor le iba robando la vida, sufrió dos desalojos en un año y tuvo que vivir durante dos meses en una furgoneta con sus padres. Esa es la España del siglo XXI. Esa es la marca España. Qué clase de sistema tenemos en este país que desprotege a los más débiles, a los más empobrecidos y protege a los grandes chorizos y a las grandes fortunas. Prueba de este injusto sistema está en que ni un banquero ha pisado aún la cárcel por las estafas y la ruina que han generado. Está claro que en España hay dos varas de medir, y si no, que se lo digan a los Borbones. El último despropósito ha sido el de Hacienda y el trato de favor a la Infanta Cristina. Una auténtica vergüenza que pone de nuevo en evidencia que vivimos en una dictadura del Capital. 
Por más que le pese a algunos, en España no se cumple con la Constitución, la Justicia no es ciega ni sorda y mucho menos independiente, la represión contra los movimientos ciudadanos crece alarmantemente, tanto Amnistía Internacional, la ONU y la Comisión Europea han denunciado reiteradamente que en España se practica la tortura, hace tan sólo unos días la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), la Federación Enlace y la asociación de juristas 17 de Marzo denunciaron que Andalucía registró el año pasado 42 situaciones que afectaron a un total de 97 ciudadanos, de tortura, maltrato o brutalidad policial. La violencia política, policial y mediática que los ciudadanos vienen padeciendo de un tiempo a esta parte, es solamente el síntoma evidente de que este sistema capitalista está podrido y apesta. 
Hay que luchar por un mundo más justo e igualitario, en el cual, niñas como Shakira tengan una infancia digna y no mueran en la miseria, un mundo donde no haya sitio para especuladores, explotadores y corruptos. 
Sí, ya lo sé, muchos me llamarán demagogo por escribir esto, y es que, últimamente, se ha puesto muy de moda llamar demagogo a quienes creen que otro mundo es posible. Yo sigo pensando que para salir de la crisis existe la vía social. Intentémoslo al menos, ya no por nosotros, sino por nuestros hijos. 

Miguel Ángel Rincón Peña

14 jun. 2013

LA INFANCIA

Todas las mañanas, aparco el coche en la parte de atrás del colegio San Francisco. Mientras voy caminando por la acera, en busca de la entrada principal, veo a las madres con sus niños, sus mochilas, sus pórtate bien y sus cómete el desayuno. Hace 30 años yo también iba de la mano de mi madre escuchando esas mismas palabras. ¡Qué tiempos...! 
Lo malo de crecer es que se esfuma aquel mundo interior que tenemos cuando somos niños, aquella inocencia, aquellas ganas de comernos el mundo, porque al fin y al cabo, nos creíamos inmortales y nada malo nos podía suceder. 
A estas alturas de la vida, en las que uno, seguramente, ya haya atravesado el ecuador de su vida, regresan a la mente aquellos maravillosos recuerdos, el colegio, los amigos, los juegos en plena calle, aquella televisión con su Bola de Cristal, la música de entonces, y mil cosas más. 
Son recuerdos que nos perseguirán siempre, flashes que cuando menos nos los esperamos, aparecen de repente en nuestra cabeza. El poder de alguna canción o de algún olor, también pueden despertarnos unos recuerdos que creíamos dormidos, y las experiencias vividas en otro tiempo pretérito vuelven. 
Qué importante es la memoria, por eso, cuando a causa de alguna enfermedad la perdemos, dejamos de ser nosotros mismos. Supongo que las personas que no hayan tenido una infancia todo lo feliz que hubiesen querido, les dolerá el recuerdo, pues hay quienes maduraron a golpes y tuvieron una niñez muy corta. Piensen ustedes en los niños soldados, obligados a empuñar un arma y matar, o en esos niños que son explotados, trabajando de sol a sol siete días a la semana para multinacionales sin escrúpulos (algunas de ellas españolas), piensen en los que no tienen nada que comer y andan en los basureros buscándose la vida. Si esos niños sobreviven y llegan a la edad adulta, lo último que querrán recordar es su niñez, pues no tuvieron, se la robaron. 
Y es que, tanto si hemos tenido la suerte de haber vivido una infancia feliz y plena, como si no, creo que aquella frase de Rainer Maria Rilke es muy acertada: “La verdadera patria del hombre es la infancia". Cuidemos la infancia de los que son ahora niños para que cuando sean mayores puedan recordarla con una sonrisa en los labios. 

Miguel Ángel Rincón Peña 

6 jun. 2013

LOS LIBROS

El otro día volví a leer ese maravilloso libro del gran escritor británico H. G. Well llamado El hombre invisible. Siempre que termino de leer un libro, busco si tiene su adaptación cinematográfica, y así, también vi la película del mismo título que data del año 1933, producida por la legendaria Universal Pictures.
¿Se imaginan ustedes poder ser invisibles? Cuántas cosas podríamos hacer sin que nadie nos viese. Las agencias de seguridad temblarían. Quizá la ciencia, en el futuro, pueda conseguir la invisibilidad de personas y cosas, mientras tanto tendremos que imaginarlo mediante libros como el que citaba al principio. Y es que los libros nos transportan por el espacio/tiempo a otros mundos, protagonizando aventuras y dándole sentido a la vida. 
Siempre que hablo de libros, se me viene a la mente aquella novela distópica de Ray Bradbury que lleva por título Fahrenheit 451. Fantástico libro que me dejó enganchado y a cuya lectura recurro de vez en cuando. También tiene su versión cinematográfica. 
Hace poco en un foro de internet, alguien se quejaba de los precios que tenían los libros, y eso le servía de excusa para no leer. Es verdad, no niego que determinados libros tienen un precio elevado para según qué bolsillos, sobre todo en estos tiempos, pero siempre nos quedarán las bibliotecas para tomar prestados todos los libros que queramos y poder leerlos tranquilamente sin perjuicio de nuestra economía. Lamentablemente, en este país, y seguramente en otros muchos, tenemos a las bibliotecas olvidadas. Esos templos que custodian el mayor tesoro de la Humanidad, los libros, cargados de historia, novelas, cuentos, poesía, etc. Ya lo dijo John Steinbeck “Por el grosor del polvo en los libros de una biblioteca pública puede medirse la cultura de un pueblo”. En una sociedad como la nuestra y en unos tiempos como los que estamos atravesando, la cultura está siendo amenazada constantemente, ayer leía una entrevista a Muñoz Molina (ganador del príncipe de Asturias de las Letras) donde decía que con el pretexto de la crisis y de las nuevas tecnologías, cosas que estaban muy arraigadas puedan desaparecer, como la educación, las bibliotecas y las librerías. 
Yo espero que eso nunca ocurra y que sigamos teniendo a mano bibliotecas y librerías donde poder adquirir a nuestros mejores amigos: los libros. 

Miguel Ángel Rincón Peña 

30 may. 2013

GENERALIZANDO

Parece que con la crisis se ha puesto muy de moda eso de criticar a los políticos, y no está mal hacerlo, el error es generalizar y meter, por tanto, a todos en el mismo saco. Se escucha demasiadas veces decir lo de “todos los políticos son iguales”, o aquello otro de “todos van a lo mismo, a robar y a enriquecerse”. También, últimamente, mucha gente afirma que todos los partidos son iguales, los de izquierda, derecha y centro. 
Lamentablemente, los que piensan así, suelen ser ciudadanos desencantados con la política actual. En cierta forma, es comprensible ese desarraigo con nuestros políticos, pero creo que deberíamos mirar más allá y ser más objetivos. Hay políticos que ganan millones, que se corrompen a las primeras de cambio, que llevan a cabo medidas ultraconservadoras y mienten como bellacos. Pero también están esos políticos del compromiso social, que defienden los derechos de los trabajadores y son honrados como el que más. El problema que tenemos en este país, es que a los políticos que se alinean con los más desfavorecidos, les cae encima una campaña brutal de descrédito, pensada y ordenada por los poderes fácticos, y ejecutada por los medios de comunicación al servicio del Poder. De esa manera, se hace dudar e inducir a la desidia a la ciudadanía, que ve en la televisión esa campaña de acoso mediático. Pongamos como ejemplo más cercano a Diego Cañamero, un político y sindicalista andaluz que lleva décadas luchando por los derechos de los trabajadores. Junto a otros compañeros, han cortado carreteras, ocupado fincas, expropiado alimentos de primera necesidad a grandes cadenas de supermercados, etc., todo ello para reivindicar mejoras para la clase obrera. Pues a determinados medios de comunicación, con sus campañas de acoso y derribo, no les tiembla el pulso para manipular, mentir y distorsionar la realidad y presentar a, en este caso Cañamero, como una persona peligrosa, demagoga, manipuladora, etc. 
Yo sigo pensando que necesitamos muchos políticos comprometidos con la clase trabajadora, como Cañamero (SAT), como Sabino Cuadra (diputado de Amaiur), como Pedro Romero (alcalde de Espera) y tantas otras personas honradas y cercanas al Pueblo, que no cejan en la lucha por mejorar las necesidades de vida de los ciudadanos. Esos son los imprescindibles. 

Miguel Ángel Rincón Peña