24 ago. 2013

JUEGO DE TRONOS

Todos los años por estas fechas, uno se plantea muy seriamente sobre qué escribir en la columna de opinión, y es que en el mes de agosto parece que todo se paraliza por las vacaciones. Las playas de llenan, las piscinas están a rebosar pero los columnistas tenemos la “saca” de ideas medio vacía. 
Pero no se preocupen, siempre nos quedará Gibraltar. Tema recurrente dónde los haya. Que la crisis está ahogando al país, que tenemos seis millones de personas desempleadas, que se está privatizando la Sanidad y se están cargando la Educación, que siguen los desahucios…, no pasa absolutamente nada, desde el Gobierno y sus medios de comunicación se saca a pasear el tema del Peñón y aquel manido slogan del “Gibraltar español”, y de repente ese trocito de tierra se convierte por enésima vez en protagonista de noticias, debates y demagogias. Y es que cuando se trata de “defender la patria”, más de uno pierde la cabeza (y las formas). 
Hace trescientos años, dos dinastías firmaron el tratado de Utrecht, y aún hoy, en el siglo XXI, seguimos recordando aquel polémico tratado donde, Reino Unido y España mantienen vivo el rifirrafe por Gibraltar. Un auténtico “juego de tronos”. 
Lo que está bastante claro es que este es un problema que no tiene fácil solución a corto plazo. Personalmente, estoy en contra de que el Reino Unido mantenga una colonia en tierra andaluza y gaditana, una colonia que se ha convertido en un auténtico paraíso fiscal, aunque los “llanitos” lo nieguen. De todas formas, creo que la “guerra” del pueblo español, hoy por hoy, no está en Gibraltar, sino en España y Europa, y el enemigo a batir se llama Crisis del Capitalismo. Que no nos distraigan con cortinas de humo. A los que nos gobiernan no les interesa que se siga hablando del caso Bárcenas y del desfile de dirigentes del PP que están declarando ante el juez. No les conviene que se recuerde el caso Urdangarín ni todos los despropósitos de la Monarquía. Prefieren mantener a los españolitos entretenidos con el conflicto gibraltareño y que no se hable de la crisis-estafa. Rajoy ya tiene dos aliados para lavarle el cerebro al personal, Gibraltar y la Liga de fútbol. Así no va. 

Miguel Ángel Rincón Peña.