9 sept. 2009

LA ESPAÑA CAÑÍ

España, país singular donde los haya. Qué razón tenía el gran Pío Baroja, o Don Ramón María del Valle Inclán. Y es que uno lee unas cosas que le ponen la carne de gallina al más pintado. Hoy me ha dado por informarme (o desinformarme, según cómo se mire) y le he echado un vistazo a la prensa nacional a través de Internet, que aunque algunos no lo crean, sirve para más cosas además de para bajar música y películas. En fin, a lo que iba, que me dio por leer algunos periódicos y me he quedado patidifuso, como diría Pedro (Almodóvar).
El primer titular es el del juez Garzón llegando al supremo para declarar por un delito de prevaricación, en relación con una causa abierta por las desapariciones de personas tras la Guerra Civil Española. En Argentina se hizo, en Chile se hizo… aquí en España se quiere juzgar a un juez por querer aclarar las desapariciones aplicando la ley de la Memoria Histórica. Ahí es nada. Me armo de valor y sigo curioseando por la red, y me topo con el clero. Resulta que el cardenal arzobispo de Madrid, Rouco Varela recomienda rezar el rosario para luchar contra el 'botellón'. Este hombre sí que sabe. Sin duda, se nota que está en contacto con la realidad juvenil.
También está lo del joven Jaime D´Urgell que por cambiar en una institución pública una bandera de la actual España por otra de la segunda República lo quieren meter en la cárcel. Qué despropósito. Pero para despropósito la noticia de que el ministerio de Sanidad confirma que hay 400 niños a los que se les pondrá la vacuna sobre la gripe A, para ver cómo reaccionan. Algo así como “niños-cobayas”. La gripe A, qué gran negocio para la industria farmacéutica. Seguimos con el repaso, y me encuentro con que la policía nacional apalea a los jornaleros del SAT en Sevilla como si fueran auténticos delincuentes, cuando solamente están luchando digna y consecuentemente por sus derechos. Eso sí, esta noticia viene en un recuadro muy pequeñito, que no interesa que se sepa que aún hay obreros que luchan.
Luego también están las noticias de siempre, ya saben, lo del problema vasco y ETA, la sección de Deportes (por qué lo llaman Deportes cuando quieren decir Fútbol), etc.
En fin, no sigo escribiendo más que estoy fatal con lo del síndrome ese post-vacacional.

Miguel Ángel Rincón Peña