3 sept. 2009

¿HUELGA? NO, GRACIAS

¿Y aquí por qué no hacemos una huelga ya? Esa pregunta me la han comentado varias personas, y aún espero la respuesta. En otros países la gente lleva tiempo movilizada y se echan a la calle con sus consignas a protestar y a pedir explicaciones a los gobiernos. Porque está crisis no la pueden pagar los trabajadores, las pequeñas y medianas empresas, los estudiantes, etc. Pero en este país nuestro, y en concreto, en esta Andalucía nadie se queja, y no será por motivos, miren ustedes: El Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) apunta a que el número de mileuristas en provincias como Cádiz podría llegar al 73 o 74 %, igual o más de preocupante es el dato de que los pensionistas andaluces ganan un 8 % menos que la media estatal. También se podrían citar los millones de parados (casi cuatro millones de parados y subiendo), los millones de precarios que están por debajo de los mileuristas, la encerrona a los estudiantes con lo de Bolonia, el problema de la vivienda, los expedientes de regulación de empleo, el cierre de fábricas, el problema del campo y los jornaleros, y no sigo porque me falta periódico. A mi opinión, motivos no faltan para salir a pegar voces a la calle. Yo creo que hay muchos interesados en que la gente no se desmadre, al parecer los sindicatos amarillos, o sea, CCOO y la UGT, han acabado ya de traicionar sus ideales, manteniendo un silencio que apesta a servilismo, un silencio subvencionado por parte del gobierno socialista, lo de socialista, cada vez que lo escribo refiriéndome al PSOE me entra una risa que no puedo parar.

Mientras el poder controle y desinforme con sus medios masivos de comunicación, todo irá bien, para ellos, claro. Al poder y a sus allegados no les interesa que la gente sepa demasiado, la política para los políticos profesionales, la economía para los economistas y los banqueros, los beneficios y las ganancias para ellos y las crisis para nosotros. Si es que, de lo que tiene que hablar la gente aquí es de la independencia de los vascos, de la gripe “A”, de los noviazgos de los famosos, del Cristiano Ronaldo ese y poco más. Y si aun así nos aburrimos, para eso tenemos a Hugo Chávez, que es muy malo, fíjense que ahora expropia los campos de golf en Venezuela para construir viviendas de protección oficial, qué locura verdad.

Miguel Ángel Rincón Peña