10 feb. 2010

MAUTHAUSEN

Hace unos días estuve visitando una exposición sobre el campo de concentración y exterminio de Mauthausen. Resulta que un grupo de alumnos del instituto Carlos III de Prado del Rey han sido seleccionados para representar a Andalucía en un viaje a Mauthausen (Austria). Dicho viaje está encuadrado en los actos de conmemoración del 65 aniversario de su liberación. Es muy importante que los jóvenes se interesen por la Historia, en concreto por la que les tocó vivir a nuestros abuelos y bisabuelos. Los andaluces tenemos que tener una especial sensibilidad ante el escalofriante holocausto perpetrado por los nazis, pues en sus campos de exterminio fueron presos y murieron muchos republicanos de nuestra tierra. La cifra exacta fue de 7.500 españoles presos en Mauthausen.

Parece increíble que el Hombre pueda hacer todas las atrocidades que llevaron a cabo los nazis. Experimentaron, vejaron, humillaron, torturaron y asesinaron a hombres y mujeres. Judíos, comunistas, anarquistas, antifascistas, homosexuales, etc. Querían “limpiar” Europa. Una de las mayores locuras colectivas que ha conocido la Humanidad.

Como decía antes, es necesario que la juventud sepa y comprenda la Historia. Ya se sabe que olvidar puede llevar a repetir los mismos errores del pasado, y no deberíamos consentirlo. También es verdad que no es tarea fácil que los jóvenes, la mayoría alienados por este Sistema, presten atención a asuntos que, seguramente, les parecerán un auténtico “rollazo”. Una dura labor que algunos profesores están llevando a buen puerto con muchos de sus alumnos, como es el caso de David Fernández, profesor de Historia en el IES Carlos III de la localidad vecina de Prado del Rey. Un diez para él y para los que como él, intentan (y a veces lo consiguen) enseñar a sus alumnos unos determinados valores que les hagan pensar por sí mismos, para que el día de mañana, puedan construir una sociedad más justa e igualitaria. Esperemos que sea así, hay que ser optimista.

Desde aquí les deseo tanto a David, como a sus nueve alumnos, que partirán dentro de unos meses para Austria, un buen viaje y que regresen repletos de experiencias para poder trasmitírselas a sus compañeros.

Miguel Ángel Rincón Peña