9 feb. 2011

LEY DE MURPHY

No sé si recordarán aquel adagio de la Ley de Murphy que decía: Cuando creas que nada puede ir peor... irá peor. Pues eso está pasando en nuestro país. Hoy me he despertado con la noticia de que un juez ha considerado que con devolver el piso hipotecado no se salda la deuda con el Banco y ordena que se embarguen todos los bienes suficientes para saldar la suma reclamada. Esto quiere decir, que si usted, humilde trabajador, se queda en paro, por culpa de esta crisis económica que han creado los Bancos, y no tiene para seguir pagando su hipoteca, el Banco le puede quitar, además del piso hipotecado, todos su bienes hasta cubrir la deuda completamente. Dicho en román paladino: Manda cojones (u ovarios, según sea el caso) la usura de los Bancos.
Fue el BBVA el que instó con un recurso a la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Navarra para que ésta tomara dicha decisión. Y es que los banqueros tienen mucha mano a la hora de velar por sus intereses y para ello no escatiman en medios y tratan hasta con el mismísimo diablo si hiciera falta.

A mi opinión, la Banca debería ser mucho más cívica en estos momentos, pues los ciudadanos estamos pagando su crisis (recuerden el rescate de la Banca con dinero público). Opino, junto con otra mucha gente (entre ellos, el gran Leo Bassi) que es la Banca la culpable de que estemos así, con una de las mayores crisis económicas de la Historia. En España, fueron ellos los que trataron y negociaron con políticos corruptos, con inmobiliarias y empresarios del ladrillo. Los Bancos fueron los que daban hipotecas basura a todo aquel que se las pedía, como si fuesen rosquillas. Fueron los Bancos los que dieron rienda suelta al consumismo del ciudadano ofreciéndole créditos para poder comprar lo que no hacía falta comprar.
Y ahora, cuando vienen mal dadas, los banqueros son capaces de vender a sus madres para recuperar con creces el dinero prestado en sus malos negocios. Nada les importa, si a la persona que le quitan la vivienda, el coche o cualquier otro bien por no poder pagar la hipoteca, tiene una familia, hijos estudiando, etc. Los trabajadores son los daños colaterales de sus crisis económicas.

Amigos, esto es el Capitalismo imperante, y no tiene ningún tipo de escrúpulos.

Miguel Ángel Rincón Peña.