26 oct. 2011

GADAFI

La semana pasada tuve que escribir sobre un asunto bastante desagradable que sucedió en China. Esta semana tengo que hacer referencia a otro asunto lamentable que ha ocurrido hace unos días; la captura, vejación y asesinato del líder libio Muamar el Gadafi por parte de los rebeldes. Las imágenes han dado la vuelta al mundo y han dejado claro que hay personas que en determinados momentos pueden ser de todo menos humanos. Me ha indignado profundamente el trato que estos mercenarios a sueldo de la OTAN le han dado a Gadafi.

Qué Gadafi fue un dictador, delincuente y asesino… pues que lo juzguen y si es así que lo condenen, y si no, que lo dejen en libertad, pero lo que no se puede hacer es capturar vivo a Gadafi y a uno de sus hijos, torturarlos (incluso lo sodomizaron) y matarlo a tiros. Como decía Gandhi, ojo por ojo y el mundo se quedará ciego.
Pero lo peor de todo esto, es que los politicuchos occidentales, entre ellos los españoles (Carme Chacón, Trini Jiménez, etc.) tienen la poca vergüenza de no condenar estos asesinatos (creo que todos los asesinatos son condenables, algunos partidos vascos están ilegalizados por no condenar la violencia) y dicen, con toda la cara dura, que la democracia tiene ahora el terreno libre en Libia. Curiosa democracia la que mata sin escrúpulos.

Para los que no sepan en qué situación se encontraba la Libia de Gadafi, los datos dicen que al país se le adjudicaba la esperanza de vida más alta de África continental con 77,65 años. También contaba con el PIB (nominal) per cápita más alto del continente africano. Además, Libia ocupaba el primer puesto en índice de desarrollo humano de África, y se le podía comparar en términos de PIB per cápita con países como Argentina o México.

Quizá Gadafi sabía demasiado (y tenía petróleo) y había que eliminarlo como fuera, y así se hizo, por orden y mando del imperialismo de los EEUU y sus lacayos. Y que conste que yo no defiendo al coronel Gadafi, pero me preocupa que se pueda torturar, asesinar y además grabarlo en video y que no pase absolutamente nada. ¿Qué país será el próximo a “democratizar”...?

Miguel Ángel Rincón Peña