1 dic. 2011

3 DE DICIEMBRE

El 3 de diciembre, es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Para los que trabajamos a diario con personas con algún tipo de discapacidad, este día es propicio para la reivindicación, para llamar la atención y sensibilizar al conjunto de la sociedad.
A mi opinión, creo que deberíamos poner mucho énfasis en la utilización del lenguaje como herramienta para la normalización, porque todos solemos utilizar (casi sin darnos cuenta) términos genéricos cuando hablamos de estas personas, por ejemplo, se suele decir “discapacitado” en vez de “persona con discapacidad”, o “sufre esquizofrenia” en lugar de “tiene esquizofrenia”. Los políticos suelen utilizar mucho el término “gasto social” que tiene connotaciones negativas (el gasto), se debería decir “inversión social. Estos detalles lingüísticos, a más de uno le podrán parecer que no tienen importancia, pero la tienen, y mucha. La integración, la inclusión, la normalización, tienen su base en la educación. El profesorado tiene una gran responsabilidad en ese tema, pero también la familia. Debemos enseñar unos valores a nuestros menores y para ello tenemos que utilizar un lenguaje adecuado, sin discriminaciones de ningún tipo. Poco a poco se va avanzando en ese camino, aunque aún quedan zopencos que usan términos como “mongolo”, “subnormal”, “retrasado”, etc., con el claro objetivo de infravalorar. Hay que luchar contra eso.

Otra reivindicación para este día, es la defensa, ante la Crisis, de los derechos de las personas discapacitadas. Los recortes en el ámbito de la discapacidad, digan lo que digan los políticos, han venido produciéndose en según qué comunidades autónomas. No podemos permitir que ocurra un retroceso de unos logros conseguidos que son irrenunciables, por lo tanto debemos exigir a los Poderes Públicos un compromiso firme con los objetivos de inclusión de las personas con discapacidad y sus familias.

Por último, también este día debe servir para el reconocimiento de todas esas personas que, aún con una discapacidad, logran salir adelante con su esfuerzo y ganas de vivir. Tenemos muchos ejemplos, administrativos, músicos, actores, carpinteros, deportistas, mecánicos, etc.

Miguel Ángel Rincón Peña