2 jun. 2010

EUROVISIÓN

Como ya se habrán enterado, otro año que España hace el ridículo en Eurovisión, y van ya…
En esta ocasión, Daniel Diges, ha quedado en la posición decimoquinta. Es un puesto ridículo pero como resulta que en otros años pasados se ha quedado muchísimo peor y que en esta edición se coló un espontáneo cuando cantaba el español, se ha disimulado un poco el fracaso eurovisivo. A mi modo de ver, España presentó más de lo mismo, una canción de lo más “ñoña” interpretada por un cantante no menos “ñoño”.
Como imaginaran, a mi me importa bien poco todo lo que rodea a Eurovisión, ni siquiera sé quiénes eligen y con qué criterios a la canción y al artista que representará a este país, lo que sí sé es que tienen un mal gusto impresionante. Miren a los turcos, presentan al certamen a un grupo de Rock y van y quedan los segundos.
Y es que, queridos lectores, en España siempre se apuesta por lo hortera, por la música enlatada, dejando la calidad, la originalidad y el buen gusto en un segundo plano. Pero esta circunstancia no es nueva, sucede en nuestro país no solamente con la música, sino en todos los aspectos de la vida. Y así nos va. Por ejemplo, miren el panorama político estatal, dónde está la calidad y la originalidad en el congreso de los diputados, son todos aburridos, cortados por el mismo patrón. Y qué me dicen del bipartidismo al que nos quieren acostumbrar PP-PSOE, PSOE-PP, tanto monta, monta tanto. Todo el tiempo tirándose los trastos a la cabeza, todo el tiempo igual, los unos criticando a los otros y viceversa. No piensan en otra cosa que no sea conseguir más cotas de poder. Para ellos no somos personas, sino votos con patas. Quieren que seamos sus autómatas, y usan a sus medios de comunicación para conseguirlo. Y lo más triste es que lo están consiguiendo.
Pero volviendo a Eurovisión, imaginen que el año que viene, representa a España el Rosendo, Luis Eduardo Aute o Javier Krahe. Entonces sí que me pegaría a la pantalla de la tele y me declararía fans incondicional del concurso, pero como eso es imposible (no creo que ni Rosendo, Aute o Krahe quisieran participar), pues me dedicaré a criticar la bazofia que presentarán el año que viene. Como si lo viera.

Miguel Ángel Rincón Peña