21 jul. 2010

CRISIS VS CULTURA

Recuerdo una frase que me dijo hace tiempo un viejo poeta; “la Cultura es como el pan y no se puede vivir sin pan“. Él lo había aprendido a lo largo de su vida. En el siglo pasado, allá por los años cincuenta, donde ni había pan y mucho menos cultura, el régimen franquista se encargaba de que la Cultura no llegará al pueblo, las autoridades querían un Pueblo que no pensase por sí mismo, que no pudiera acceder a los grandes pensadores a través de los libros, y se dedicaron a la censura en todos los ámbitos culturales, ya fuera cine, literatura, etc.

Poco a poco, con mucho trabajo, se ha logrado que la Cultura siga adelante y sea accesible al Pueblo, sin distinción de clases sociales, pero de un tiempo a esta parte, queridos lectores, con la crisis hemos topado. La Cultura vuelve a estar amenazada, puesto que las partidas económicas que se le dedicaban han sido rebajadas a mínimos preocupantes.

Es increíble, si echamos un vistazo al panorama cultural, nos daremos cuenta de que hay multitud de personas interesadas en diferentes facetas culturales, chavales que empiezan a tocar en grupos musicales, pintores, poetas, cantantes y un largo etcétera. Esta gente necesita apoyo, y el único que encuentran viene dado por la iniciativa privada. Pienso yo, que si las delegaciones municipales de cultura de los ayuntamientos, que suelen ser las que están más en contacto con el Pueblo, no tienen economía suficiente para pagar actuaciones de grupos noveles ni para editar sus discos, o para publicarle un libro al escritor que comienza, sí que deberían de estrujarse la cabeza y buscar alternativas. Los concejales de cultura están para algo más que para ocupar un asiento en el Pleno municipal. Cuánto le cuesta a un ayuntamiento organizar un concierto o un recital de poesía y dar así promoción a los artistas locales. Muy poco. Parece que la crisis también ha llegado a los cerebros de los políticos de la sierra y no les deja pensar con claridad. Así que, viendo la desidia y la economía que tienen las instituciones públicas, aconsejo a los artistas que saquen fuerzas de flaqueza, que no se desanimen y que tengan iniciativa e imaginación. En Arcos de la frontera tenemos el ejemplo del gran Miguel Chamizo, uno de los grandes de la guitarra y que se ha tenido que autoproducir su disco. Algo muy meritorio y que pocos se atreven a hacer. Todo un ejemplo para los que empiezan en ese difícil mundo.

Miguel Ángel Rincón Peña