15 sept. 2010

ALTO A LA GUARDIA CIVIL

Miren ustedes si estará mala la cosa que ya hasta la Guardia Civil se manifiesta. Y eso que el Ministerio del Interior les ha prohibido las manifestaciones, pero la Benemérita, haciendo gala de su astucia y en un juego de palabras, cambia manifestación por concentración.
Los guardias civiles reivindican “derechos laborales”, pues creen que dichos derechos se están viendo vulnerados. Sin embargo, la Delegación del Gobierno en Madrid prohibió cualquier manifestación porque tienen constitucional y legalmente prohibido el derecho de reunión y manifestación cuando su objetivo sea de carácter político o sindical, dado el carácter militar del instituto armado.
Lo último que me esperaba ver era a los guardias civiles ataviados con megáfonos y pancartas reivindicando sus derechos. Y es que la vida puede dar tantas vueltas…
Me pregunto, qué dirán los obreros que sufrieron los palos de la Guardia Civil cuando se concentraban defendiendo sus derechos como los están defendiendo ahora los guardias. Poco le importaba entonces a la Guardia Civil utilizar la porra contra esos manifestantes e incluso detenerlos. ¿Debería ahora enviar el Gobierno a la Policía Nacional a pegarles porrazos a los guardias civiles? Sería divertido ver a los azules de la gorra correr porra en mano tras los verdes del tricornio.
En fin, tampoco quiero yo meterme mucho con la Benemérita, vaya a ser que se queden con mi cara y en algún control de carretera me pongan multas hasta por respirar. Solamente diré que el Gobierno debería desmilitarizar la Guardia Civil.
Y cambiando a otro tema que nada tiene que ver con el anterior, me gustaría desde aquí manifestar mi más profunda y radical repulsa hacia un acto sanguinario como es el de la “celebración” del Toro de la Vega de Tordesillas. Un acto de salvajismo que devuelve a la especie humana al medievo. También medieval y repugnante es la actitud de la alcaldesa de esa localidad, María del Milagro Zarzuelo (PP), cuando declara que este año el festejo ha sido "fantástico, limpio y rápido". Si tienen oportunidad vean en Internet los videos y las fotos de tal “festejo” y opinen si matar a un toro a lanzadas y puñaladas es fantástico y limpio.

Miguel Ángel Rincón Peña