23 sept. 2010

UFO

Lo que les voy a contar es totalmente cierto. Un buen amigo mío me lo relató con pelos y señales hace unas semanas. Durante todo ese tiempo, he estado planteándome escribir sobre ello o no. Normalmente la gente no suele hacerle mucho caso a estas cuestiones, incluso yo suelo ser muy escéptico en materias misteriosas, pero hay veces que uno se tiene que rendir ante la evidencia.
Sucede que el otro día, me llama un amigo y me dice que quiere que quedemos para vernos, pues tiene algo que comentarme. Al par de horas estábamos en la terraza de un bar con dos rubias en la mesa. Entonces mi amigo (pongamos que se llama Manolo) me sorprendió contándome lo que ahora les relato:
Manolo trabaja de camarero en un pueblo cercano. Volvía por la carretera de madrugada. No había Luna, estaba nublado y la carretera solitaria. Tras una de las curvas Manolo pudo ver una luz muy fuerte en medio de la carretera, en seguida pensó que sería un accidente y se acercó disminuyendo la velocidad de su vehículo. Al llegar al sitio, se encontró con algo que no podrá olvidar. Según Manolo, en la carretera se encontraba una especie de “cosa” redonda y metalizada bastante sospechosa. Mi amigo intentó arrancar el coche y ahuecar el ala lo antes posible, pero el coche no respondió, entonces aquella nave circular empezó a abrirse por uno de los laterales. Eso es lo último que Manolo recuerda. Cuando despertó se encontró en su cama, miró su reloj y habían pasado 2 horas y 25 minutos. Qué pasó en ese espacio de tiempo. Cómo llegó Manolo a su cama. Esas son cuestiones que se nos escapan y que no podemos llegar a comprender por mucho que queramos, sobre todo si no somos nosotros los protagonistas.
Una de las cosas que más me impactó, fueron las pruebas físicas que mi amigo me enseñó. Tenía en el interior de la boca varias llagas bastante importantes, también tenía unas pequeñas quemaduras tras las orejas. Desde entonces tiene frecuentes dolores de cabeza. Actualmente, Manolo está de baja por depresión, tiene pesadillas y un poco de paranoia cuando camina por la calle. Desde aquella noche no ha vuelto a conducir un coche. ¿Realidad o ficción? pues quién sabe.

Miguel Ángel Rincón Peña

15 sept. 2010

ALTO A LA GUARDIA CIVIL

Miren ustedes si estará mala la cosa que ya hasta la Guardia Civil se manifiesta. Y eso que el Ministerio del Interior les ha prohibido las manifestaciones, pero la Benemérita, haciendo gala de su astucia y en un juego de palabras, cambia manifestación por concentración.
Los guardias civiles reivindican “derechos laborales”, pues creen que dichos derechos se están viendo vulnerados. Sin embargo, la Delegación del Gobierno en Madrid prohibió cualquier manifestación porque tienen constitucional y legalmente prohibido el derecho de reunión y manifestación cuando su objetivo sea de carácter político o sindical, dado el carácter militar del instituto armado.
Lo último que me esperaba ver era a los guardias civiles ataviados con megáfonos y pancartas reivindicando sus derechos. Y es que la vida puede dar tantas vueltas…
Me pregunto, qué dirán los obreros que sufrieron los palos de la Guardia Civil cuando se concentraban defendiendo sus derechos como los están defendiendo ahora los guardias. Poco le importaba entonces a la Guardia Civil utilizar la porra contra esos manifestantes e incluso detenerlos. ¿Debería ahora enviar el Gobierno a la Policía Nacional a pegarles porrazos a los guardias civiles? Sería divertido ver a los azules de la gorra correr porra en mano tras los verdes del tricornio.
En fin, tampoco quiero yo meterme mucho con la Benemérita, vaya a ser que se queden con mi cara y en algún control de carretera me pongan multas hasta por respirar. Solamente diré que el Gobierno debería desmilitarizar la Guardia Civil.
Y cambiando a otro tema que nada tiene que ver con el anterior, me gustaría desde aquí manifestar mi más profunda y radical repulsa hacia un acto sanguinario como es el de la “celebración” del Toro de la Vega de Tordesillas. Un acto de salvajismo que devuelve a la especie humana al medievo. También medieval y repugnante es la actitud de la alcaldesa de esa localidad, María del Milagro Zarzuelo (PP), cuando declara que este año el festejo ha sido "fantástico, limpio y rápido". Si tienen oportunidad vean en Internet los videos y las fotos de tal “festejo” y opinen si matar a un toro a lanzadas y puñaladas es fantástico y limpio.

Miguel Ángel Rincón Peña



9 sept. 2010

ORQUESTAS Y VERBENAS

Allá por los años noventa, cuando un servidor era un jovencito, acudía con algunos amigos, aficionados a la música, a las verbenas para ver y escuchar a las orquestas que tocaban en las Fiestas. La música de las orquestas no era precisamente de nuestro gusto, pero nos gustaba ver cómo tocaban y curiosear los instrumentos que utilizaban, los equipos de sonido, y por qué no decirlo, ver a las bailarinas y coristas.
Ahora que ya termina la temporada veraniega y los pueblos de la comarca ya han celebrado sus fiestas o están a punto de celebrarlas, éste que esto escribe ha tenido la oportunidad de visitar algunas ferias y entrar en las verbenas para recordar viejos tiempos viendo a las orquestas en su salsa.
Fue triste comprobar que encima del escenario solamente había un señor con un par de ordenadores haciendo como que tocaba el piano y otro señor cantando. Y eso se ha repetido en casi todas las ferias donde he ido. Dónde están aquellas orquestas con su trompeta y su saxofón, con su guitarra, su bajo y su batería, con sus teclados, con aquel técnico sentado a los mandos de la mesa de mezcla cuidando el sonido y la iluminación. Nada de eso pude encontrar.
Seguramente sea achacable, como todo, a esa cosa llamada Crisis y que se está cargando la cultura y otras muchas cosas en este país. Los ayuntamientos, que están con el agua al cuello, para las fiestas prefieren contratar a un dúo que le sale por cuatro perras, antes que una buena orquesta, aunque ello vaya en detrimento de nuestros oídos y del buen gusto musical.
Comentando este tema con algunos amigos músicos, me decían que hay multitud de orquestas que han desaparecido y otras han tenido que despedir músicos y bajarse el caché hasta límites ridículos para poder seguir adelante.
Espero que por el bien de esos músicos, que se recorren las carreteras, de pueblo en pueblo, la situación mejore y puedan seguir ofreciendo su música y animando las verbenas de nuestros pueblos como siempre. ¡Larga vida a las orquestas pachangueras!

Miguel Ángel Rincón Peña



2 sept. 2010

ORWELL TENÍA RAZÓN

Hay quienes creen a pies juntillas lo de las conspiraciones, y compran libros y ven programas en la televisión en los que hablan de cómo las conspiraciones existen y se están llevando a cabo ahora mismo.
Yo no soy mucho de creer en los temas conspiranóicos, pero sí que es cierto que a veces, uno se plantea -tal y cómo está el Mundo- que puede existir, por ejemplo, un Gobierno mundial en la sombra, dirigido, entre otros, por el famoso y selecto club Bilderberg. Éste club lo forman las personas con más poder e influencia del planeta, y en sus reuniones deciden la política a seguir del capitalismo, entre otras cosas. Siempre están en el punto de mira de los amantes de las teorías de la conspiración.
Pero lo que sí está claro, es el control al que estamos sometidos por parte del Poder. ¿Recuerdan la novela 1984, escrita por George Orwell? Pues al final, aquel argumento se está haciendo realidad. La novela hacía referencia a un sistema en donde un “Gran Hermano” controlaba por completo a los ciudadanos. Y hoy en día es así. Si entramos al Banco, hay varias cámaras que nos están grabando, pero no solamente en el Banco, si salimos a dar un paseo, en ciertas calles también hay cámaras, en Inglaterra existen cámaras con micrófonos, además de ver lo que hacemos, también saben de lo que hablamos. Al igual que pueden escuchar nuestros teléfonos, o saber qué programa vemos en la tele. Y en Internet, este control se multiplica y se hace agobiante. Si se fijan, las redes sociales son en realidad instrumentos para controlar a la población. Un ciudadano cualquiera, se crea un perfil en, por ejemplo, Facebook, y pone sus datos personales, sus gustos, sus creencias, etc., y también sus comentarios sobre cualquier tema. Ayer vi en los informativos cómo la policía había detenido a una chica por cultivar marihuana en su casa, esta chica puso en una red social fotos con la cosecha cannábica y fue lo peor que pudo hacer. También tenemos aviones espías y satélites que pueden fotografiar el instante en el que usted se arrasca el ombligo en su terraza.
Con este panorama es normal que a más de uno se le pase por la cabeza lo de las teorías de las conspiraciones y piense que estamos siendo controlados y dirigidos por un Poder en la sombra. Así que si queremos un poco de intimidad pareceremos auténticos paranoicos, porque visto lo visto, este control irá a más.

Miguel Ángel Rincón Peña