6 abr. 2011

BIPARTIDISMO

No todo es blanco o negro, ni tampoco malo o bueno. Existen otros matices, otras condiciones igual de interesantes, y eso lo sabemos todos. Entonces, me pregunto, por qué en política existe el bipartidismo.
Se supone que estamos en “Democracia“, pero a la hora de votar, existe una trampa que se llama Ley D´hont, que hace que no todos los votos tengan el mismo valor, por lo que hay votos que valen más y otros menos. El bipartidismo se niega a solucionar este problema, porque a ellos no les afecta.
En España, el bipartidismo está representado por el Partido Popular (PP), partido que representa a la derecha conservadora de este país, y por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que representa a la socialdemocracia. Es curioso que aunque siempre se están peleando y discrepando en público, a la hora de llevar a cabo sus políticas no son tan diferentes. Cuando gobiernan, los dos practican las mismas políticas conservadoras, porque los dos defienden los privilegios del Capitalismo.
El bipartidismo maneja mucha pasta (mejor no me pregunten de dónde la sacan) y con ella pueden embaucar, más si cabe, a la ciudadanía. Tenemos que tener presente que los empresarios y la Banca andan detrás del bipartidismo, ellos mueven los hilos de las marionetas que nos gobiernan. Recuerden que la Banca siempre gana.
Miren, es tan evidente (y repulsivo) este bipartidismo reinante, que si pone usted cualquier informativo, sólo verán noticias relacionadas con PP-PSOE, quizá dediquen unos pocos segundos a otras opciones, pero poca cosa, no sea que la gente piense. Si a usted le da por ver un debate, de los que la TDT ofrece en sus parrillas televisivas o radiofónicas, se dará cuenta de que solamente hay dos posturas y los contertulios defienden solamente esas dos posturas. Indigna verlos discutir, porque en el fondo defienden lo mismo (el Capital) y les pagan los mismos (recuerden, la Banca siempre gana).
Si queremos romper con ese bipartidismo que los de arriba, los poderosos, nos imponen, habría que empezar por no votarles. Eligiendo otras opciones políticas y sociales, haremos un favor a esta “democracia” cada vez más devaluada. Reflexionen, pues en mayo tendrán que votar y el bipartidismo también tiene sus franquicias locales.

Miguel Ángel Rincón Peña