7 jun. 2012

RAY BRADBURY

Esta semana nos ha dejado uno de los grandes escritores de la ciencia ficción, Ray Bradbury. Autor, entre otros títulos, de Crónicas Marcianas, un libro de relatos sobre la supuesta colonización del planeta rojo, que cambió para siempre el género fantástico. Otra de sus grandes obras fue Farenheit 451, visión de una sociedad distópica en la cual, una feroz dictadura persigue los libros y a quienes los portan. 
Recuerdo que era yo un niño cuando leí por primera vez Farenheit 451, entonces no entendí bien el mensaje de aquel extraño libro, con el tiempo volví a leerlo y me pareció una obra genial. Aquellos bomberos persiguiendo la tenencia ilícita de libros, los lectores tratados como peligrosos terroristas, los hombres-libro, etc. Una maravillosa reivindicación sobre la lectura y la libertad. Luego pude ver la adaptación cinematográfica de dicho libro que también me gustó bastante, aunque nada comparable con las sensaciones que me produjo la lectura en negro sobre blanco. 
Yo recomendaría Farenheit 451, porque es un libro muy necesario en estos tiempos “peligrosos” en los que vivimos. De un tiempo a esta parte, los libros y en general la Cultura, están constantemente amenazados por el Capitalismo depredador, porque debemos saber que el Poder nos quiere “desculturizados” y “desclasados” para así, manejarnos como rebaños de borregos. 
Ahora, el Poder se ampara en la Crisis para recortar en Educación y Cultura, niegan subvenciones públicas y ayudas para la creación y difusión cultural y artística. Un Pueblo sin Cultura es un Pueblo que va a la deriva. Por ello, la gente comprometida, los maestros, los intelectuales, los artistas, deben defender con todas sus fuerzas el mundo de la Cultura y en particular, el de los libros. 
Ray Bradbury, el gran maestro lírico de la ciencia ficción sigue vivo en sus libros, y mientras que haya personas que los lean, permanecerá inmortal y nos ayudará a comprender la existencia del tiempo, de la muerte, de la responsabilidad, de la defensa activa de la Cultura, de la fantasía, la poesía, la maravilla, la nostalgia y la inocencia… 

Miguel Ángel Rincón Peña