6 jul. 2012

MINEROS

Llevaba más de un mes resistiéndome a escribir nada sobre los mineros, pues, iluso de mí, esperaba una posible solución al conflicto del carbón. Día tras día me he informado por los medios alternativos en internet (puesto que los informativos de televisión tratan anecdóticamente la noticia) sobre todo lo que está sucediendo en el sector de la minería. El otro día fue la gota que colmó mi vaso, pues pude ver en los periódicos digitales y en varios videos subidos a la red, por periodistas independientes, como las Fuerzas de Seguridad del Estado tomaban, literalmente, todo un pueblo a la caza de mineros. Reventaron puertas, entraron a las casas, ocuparon las calles a base de disparos e intimidación, etc. En dicha operación detuvieron a dos personas, una de ellas resultó herida en la cabeza. 
Hay que saber que lo que reclaman los mineros no es más que el cumplimiento de los compromisos adquiridos por el anterior Gobierno, y que compromete a éste con las cuencas mineras, con las explotaciones y con los trabajadores. El Gobierno del PP no puede mirar hacia otro lado mientras las cuencas mineras se van a la miseria. Aunque todos los sectores laborales están siendo castigados por los recortes, no todos se muestran todavía dispuestos a luchar por sus derechos como trabajadores y por un futuro laboral digno. En este aspecto, los mineros están siendo la vanguardia de la lucha obrera en nuestro país. Yo, desde esta pequeña columna me solidarizo con la lucha minera y denuncio públicamente la represión que la Policía y la Guardia Civil están llevando a cabo en la zona, mandados por el vergonzoso Gobierno de España. No se puede reprimir así a unos trabajadores que están luchando por su futuro y el de sus familias. 
Desde sectores de la derechona española, se ha calificado de terroristas a estos mineros, por defenderse con palos y piedras. Yo pienso que los verdaderos terroristas son los que han creado esta situación de crisis, que en realidad no es una crisis, sino una gran estafa a los ciudadanos. Y esos estafadores tienen nombres y apellidos, y dirigen bancos, gobiernos, multinacionales, etc. ¿Por qué no se les juzga? ¿Por qué se castiga al pueblo trabajador y no a los verdaderos culpables? 
Ha llegado el tiempo en que o luchas contra el Capitalismo o formas parte de él. Los mineros parecen que ya eligieron. ¿Y usted? 

Miguel Ángel Rincón Peña