10 oct. 2012

ESTAFADOS

El miércoles, Unicef afirmaba que 2,2 millones de niños viven en España por debajo del umbral de la pobreza, ochenta mil más que hace un año (el 27,2 por ciento de la población infantil española), debido a la crisis (estafa) económica. Tan mal está la situación que la Cruz Roja pide por primera vez para los pobres españoles en el “Día de la Banderita”. Es curioso que mientras la Cruz Roja pide para los pobres de España, el Gobierno de España pide para los “pobres” Bancos. ¡Qué cosas! Así no es extraño que el lunes pasado, un hombre de 53 años, casado y con dos hijos, se ahorcara en su propia casa. Su empresa le debía todas las nóminas desde enero, unos 10.000 euros, y ya había agotado todos sus ahorros para alimentar a su familia. Y al igual que éste sevillano, otras muchas personas desesperadas, con el agua al cuello, por culpa de un Sistema que le da más valor a los mercados que a la ciudadanía. 
La mayoría de los trabajadores se sienten desamparados e indefensos ante este Sistema capitalista inhumano porque, entre otras cosas, en este país falta conciencia de clase y organización. Si todas las personas desempleadas, los pensionistas, la clase obrera, los estudiantes, solidariamente, salieran a la calle a pedir un cambio, no habría Gobierno ni Policía que pudiera detener esa avalancha reivindicativa. Pero si algo hizo bien este Sistema, fue introducir el individualismo entre la clase trabajadora. Divide y vencerás. 
Cuando los sindicatos convocan huelgas, siempre hay trabajadores que no las secundan, aduciendo que eso no sirve para nada y que así no se arreglan las cosas. Si unos jornaleros entran a por alimentos de primera necesidad a una gran superficie, denunciando y poniendo en debate el empobrecimiento de la sociedad, siempre habrá quien diga que son unos ladrones por llevarse las cosas sin pagar. Y así un largo etcétera de adoctrinamiento insolidario que la derecha ha conseguido sobre una parte de la sociedad, desclasándola totalmente. En ese proceso, gran parte de culpa la han tenido algunos grandes medios de comunicación y cómo no, la Iglesia Católica (los obispos gallegos piden votar por el matrimonio tradicional y contra el aborto). Estamos siendo estafados por el Capital y aun hay gente que ve la Crisis como un mal que hay que pasar de forma sumisa y pacientemente. 
En fin, ya me gustaría escribir sobre cosas más alegres, pero la actualidad manda. 

Miguel Ángel Rincón Peña