31 ene. 2014

Hoy volví a subir al cementerio.
La tarde, desapacible y sombría,
con sus manos intangibles
me incitó a salir al frío mundo.
Y el mundo me recibió
con sus calles mojadas
de lluvia recién caída,
con un revuelo de ágiles pájaros
y con flores de plástico -descoloridas-
agitadas por el impávido viento.












Miguel Ángel Rincón Peña.