3 ago. 2010

CANNABIS

Hace unos 2.700 años, en la tumba de una momia caucásica del oeste de China, en Yanghai, desierto del Gobi, se encontró 789 gramos de cannabis. Se trataba de un chamán de la cultura Gushi. A los investigadores y arqueólogos no les consta que en esa zona se utilizara el cáñamo como alimento o para la confección, así que se cree que era cultivada y utilizada de modo terapéutico o adivinatorio. En Judea también se utilizaba como sedante en los partos. Médicos y científicos de la antigüedad, como Dioscórides, Galeno, Paracelso o el mismísimo padre de la medicina Hipócrates, utilizaron plantas como la marihuana con fines medicinales.

El cannabis fue criminalizado y declarado como sustancia ilegal en casi todo el mundo en el siglo XX, quizá a causa de esa hipocresía de la que el ser humano ha hecho gala a lo largo de la historia. Muchos nos seguimos preguntando, quién tiene el poder ético y moral para decidir ilegalizar una planta milenaria, como es la del cañamo. Qué político, qué legislador puede prohibir el uso del cannabis a un enfermo de esclerosis múltiple, o a un enfermo que padezca por ejemplo una enfermedad inflamatoria intestinal o un tumor, etc.
El que esto firma, padece una enfermedad inflamatoria intestinal llamada Crohn. Algunos médicos, desamparados en este aspecto por la ley y por los prejuicios de la sociedad, recomiendan el uso de cannabis, pero recuerdan que es ilegal, a mi me lo aconsejó uno hace ya años, haciendo caso a nuevos estudios sobre el uso de marihuana como terapia en estas enfermedades. Los beneficios del cannabis en las enfermedades inflamatorias intestinales se basan en su efecto anti inflamatorio, regulador de la motilidad intestinal, inmuno modulador, etc.

Existen muchas asociaciones de enfermos que hacen campaña por la legalización del cannabis para uso medicinal. El Gobierno debería escuchar más a los médicos y científicos y menos a los conservadores. Si se legalizara se acabaría con el mercado negro y los enfermos podrían acceder sin problemas a un cannabis con control de calidad. De todas formas, la marihuana seguirá utilizándose como antaño, porque lo natural no puede ser ilegal y como dijo Paracelso: "Sólo la dosis hace que algo se convierta en veneno”.

Miguel Ángel Rincón Peña