17 may. 2012

DIVIDE ET VINCES

Es triste comprobar que nuestras vidas, nuestros futuros, dependan de unos determinados índices económicos, de lo que marca el Mercado y de unos políticos totalmente incompetentes que, en la mayoría de los casos, sólo saben mirar por sus bolsillos. 
Estamos siendo testigos de cómo algunos partidos nos venden en cuanto tienen la más mínima ocasión de hacerlo. Dicen digo donde dijeron Diego y no les tiembla el pulso en coger la tijera con la mano izquierda y recortar, además de nuestros derechos, nuestra ilusión y confianza en ellos. 
Vivimos dentro de un sistema Capitalista, formamos parte de la Unión Europea, estamos dentro del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), nos cambiaron la Peseta por el Euro, etc. El Capitalismo trata a hombres y mujeres como consumidores o mercancía, según sus planes. Un sistema injusto en el cual el Hombre es explotado por el Hombre, creando la desigualdad social. 
Estamos atravesando la mayor crisis del Capitalismo, su debilidad está siendo descubierta, pero aun así, la gente se deja convencer por políticos charlatanes a las órdenes del Mercado y aceptan con resignación los recortes sociales, educativos, sanitarios y demás. También se acepta sin rechistar que se rescaten Bancos con dinero público (dinero de todos nosotros). Es curioso ver cómo salvamos con nuestro dinero a los mismos Bancos que nos están desahuciando de nuestras casas. Eso es el Capitalismo, hacerle al Pueblo un lavado de cerebro y convertirnos en autómatas, entregarnos cuatro migajas para que no protestemos demasiado. Han conseguido eliminar el espíritu de lucha, de crítica y de protesta que siempre tuvo la clase trabajadora. Han conseguido dividir al Pueblo, porque se saben al dedillo aquello que decían los romanos del “divide y vencerás”
Qué hacer ante esta situación si los propios partidos y sindicatos que los trabajadores sentían como suyos, también se entregan a los brazos del Capital. Habrá que pensar en que los partidos y sindicatos que estén instalados en las instituciones y por ende, en el sistema, forman parte del problema. Por lo tanto, dónde está la posible solución, puede que en los partidos y sindicatos que se mantienen independientes, al margen de ese sistema devorador que nos metió en esta crisis y ahora quiere hacérnosla pagar. 

 Miguel Ángel Rincón Peña