1 jul. 2009

BARROSO VS BORBÓN

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a una conferencia del diputado provincial y alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso en el convento de la localidad vecina de Bornos. Disertó sobre la guerra hispano-cubana-estadounidense. Un tema bastante interesante, puesto que se trata de un pasaje muy importante de nuestra historia. Barroso se quejaba de la desinformación sobre este suceso en nuestros tiempos. La mayoría de la gente desconoce qué ocurrió en aquella guerra entre españoles, cubanos y estadounidenses, la que el mismísimo Lenin calificara como la primera guerra imperialista.

Lo curioso es que cuando Barroso concluyó la conferencia, se abrió un turno de palabra, y el público tardó poco en dejar a un lado la guerra hispano-cubana-estadounidense para preguntar sobre la polémica de Barroso versus Juan Carlos I Rey de España.

No sé si saben, que José Antonio Barroso realizó unas declaraciones sobre la monarquía y la persona del Rey Borbón las cuales le han acarreado un juicio en la Audiencia Nacional y una multa. Según Barroso, se va a recurrir la sentencia, pues según él es totalmente injusta. Yo personalmente también creo que es injusto negarle a Barroso el derecho a defensa, pues eso es lo que le ha pasado al alcalde de Puerto Real. Cuando uno acusa a alguien, y ese alguien interpone una denuncia por injurias, el denunciadante tiene el derecho a probar que las acusaciones son ciertas mediante pruebas y testigos, pero al tratarse del monarca eso no está permitido, pues no se puede investigar al Rey.

Sí, lo sé, es un lío esto de la denuncia y del juicio, pero lo que está claro es que la polémica creada ha sido bastante y como siempre, el que sale perdiendo no es ni mucho menos el Borbón, si no el que se atreve a usar su derecho a expresar sus ideas, en este caso republicanas.
Es cierto que este país más que monárquico es Juancarlista, que es un término que no consigo entender muy bien, quizá sea el culto a la persona de Juan Carlos I lo que muchos practican, puede que otros tengan miedo al cambio que supondría cargarse a la monarquía e implantar la tercera República española. Pues ahora que lo pienso, no estaría mal un buen cambio siempre que sea para mejorar.


Miguel Ángel Rincón Peña