9 jul. 2009

EL FÚTBOL ES ASÍ

Cristiano Ronaldo, el flamante número 9 del Real Madrid, cual ídolo divino, concentró a casi ochenta y cinco mil fieles en el estadio Santiago Bernabéu. Se vendieron quince camisetas por minuto e infinidad de medios de comunicación, nacionales e internacionales, dieron cobertura a tan magno evento. El fútbol es así.

El muchachote, un portugués (de la isla de Madeira para más señas) con tan sólo 24 años, ha costado la escandalosa cantidad de noventa y cuatro millones de euros. Solamente de escribir la cifra me dan mareos y a ustedes de leerla seguramente también.
A ver quién tiene el valor de hablarle a este personaje de crisis, seguramente el Cristiano Ronaldo no haya ni oído hablar de que en España (el país donde él va a trabajar) hay ya unos cuatro millones de parados y subiendo. Que multitud de familias no pueden llegar a fin de mes, que los pensionistas cobran una miseria, que se amontonan por centenares los inmigrantes “sin papeles” en Huelva, que el Estrecho se traga cada vez más muertos africanos, y un largo etcétera más.

Pero bueno, como cantara Fernando Madina, “el fútbol como fuente de lucidez”. Buen invento eso del fútbol, comentarán los políticos, los banqueros y demás, en sus despachos, buenísimo invento que hace hablar y discutir en bares y calles sobre los últimos fichajes habidos y por haber, o si fue tarjeta roja o amarilla, o si fue legal el gol o estaba en fuera de juego. Y así vamos tirando…

Tengo un amigo que dice siempre que el fútbol debería ser un deporte y no un negocio, pobre iluso, pero si a la gente le encanta ver como Florentino Pérez se gasta una pasta en un veinteañero para que le pegue patadas a un balón. Por cierto, cómo conseguirá tener tantos millones el presidente del Madrid para invertirlos en jugadores como Kaká o el Ronaldo. Será porque tiene en su poder una de las grandes constructoras de este país, será porque tiene acciones en varios negocios bastantes rentables. Quién sabe.

El tema es que Cristiano Ronaldo ya está en Madrid para hacer felices a los aficionados al fútbol y concretamente a la gran familia madridista. Esperemos que el niño éste no salga rana, más que nada por la salud de Florentino.


Miguel Ángel Rincón Peña