29 jul. 2009

EL VIAJERO

El espíritu libre, el caminante incansable, ese es el verdadero viajero. Para él no hay más techo que el de la noche, ni más frontera que donde termina su vista. El viajero no tiene ni patria ni bandera, el viajero pertenece al camino, qué más da dónde terminen sus huesos. Para él, el mundo es un pañuelo y como tal hay que tratarlo, un día en París, otro en Lisboa, otro… quién sabe. Son auténticos trotamundos que se burlan del destino.

Noches de luces artificiales en la gran ciudad, anocheceres en estaciones de trenes vacías, mañanas lluviosas en las carreteras del infierno. Esa es la vida del viajero. Vida que sabe a café recién hecho y a tabaco barato.
Los sueños se vuelven realidad y los recuerdos se pierden en la distancia. La carretera se presenta como una adicción, el olor a gasolina y alquitrán impregnan el aire, y una lágrima se asoma al mundo desde los ojos cansados del infatigable viajero.
Se van quemando las horas en pensiones y hostales de mala muerte, compartiendo las madrugadas con las cucarachas y con los mosquitos. La botella -a veces- es sin duda la mejor compañera de viaje cuando vuelven los recuerdos en la lejanía, en los paisajes extraños, impropios y fríos.

Un viajero, una vez me dijo: Quizá este viento que sopla hoy, lleve las cenizas de este viajero lejos, tan lejos que no se sabrá dónde reposan, y el río seguirá su curso hasta el mar y el cielo seguirá haciendo de techo para otros como yo, otros que seguirán gastando sus vidas en caminos abandonados, en playas desiertas, en desiertos hastíos y en carreteras hacia el infierno.

Yo conozco un viajero en Prado del Rey, un tipo peculiar que cuando siente que su casa se convierte en una cárcel, agarra su vieja bicicleta y recorre kilómetros y kilómetros, la última vez tuvo la desfachatez de llegar hasta el Cabo Norte, en Noruega, nada más y nada menos. Si hubiera nacido en otro país, seguramente los medios de comunicación le darían cobertura a sus hazañas y la gente reconocería su labor. Pero siendo de la sierra de Cádiz, ya se sabe. Yo, que lo aprecio, siempre lo pongo como ejemplo de superación, a pesar de sus malas costumbres, a pesar de su charlatanería y, a pesar de los pesares, Pepe, el viajero quijotesco, es mi amigo.


Miguel Ángel Rincón Peña


22 jul. 2009

JUGUETES BÉLICOS

En esta época veraniega, se suceden una tras otra las ferias en los diferentes pueblos de nuestra provincia. Este pasado fin de semana estuve en la Velada del Carmen, en Prado del Rey, y me llamó mucho la atención la cantidad de niños que había por las calles jugando con pistolas, escopetas, espadas y puñales de plástico. Entonces me fijé en los puestos de juguetes y estaban todos plagados de pistolitas, y demás juguetes bélicos.

Como se podrán imaginar, la responsabilidad recae sobre los padres que son los que les compran dichos juguetes. Estoy seguro que la mayoría de estos padres lo hacen sin caer en la cuenta que deberían enseñar a sus hijos unos valores pacifistas en vez de ponerles en las manos un juguete para que imite a John Wayne.
Muchos padres quizás desconozcan que la Convención de Derechos del Niño de las Naciones Unidas reconoce que la educación y la formación del menor debe estar encaminada a inculcar al niño el respeto de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales.

Sin embargo, bien es cierto que no existe ningún estudio que verifique que este tipo de juegos incurre directamente sobre el carácter y la personalidad de los niños. En todo caso el discurso en contra de los juguetes violentos o bélicos, se basa en intentar evitar que los niños se habitúen y familiaricen con algunos de los valores más negativos de nuestra sociedad, como sería por ejemplo, la violencia como sistema de solución de conflictos, la venganza, las armas como imagen de poder, etc.

Ya sabemos que el juego, junto a la nutrición, la salud, la protección y la educación, es primordial para desarrollar el potencial de los niños. El juego tiene que ser instintivo, espontáneo, abierto, natural y exploratorio. El juego es sin duda comunicación y expresión. Hay que fomentar juegos y juguetes no violentos, no sexistas, para que los niños (que serán los hombres y mujeres del mañana) no crean que la guerra puede ser un juego. Aún recuerdo con indignación aquellas imágenes de niños jugando con armas reales en unas jornadas de puertas abiertas del Ejercito español, lo vi en un periódico y lo primero que se me vino a la cabeza fue: “no me extraña que el mundo esté como está”.


Miguel Ángel Rincón Peña

18 jul. 2009

LA MEMORIA DE LORCA

Leyendo la prensa me he enterado de que la Junta de Andalucía abrirá la tumba del poeta granadino Federico García Lorca. Está previsto que se lleve a cabo en otoño. Sin duda, un mes muy poético.

Al parecer, los familiares del maestro republicano Díscolo Galindo y los banderilleros Francisco Baladí y Joaquín Arcollas, fusilados junto a García Lorca, han demandado dicha actuación. En cambio, los familiares del poeta están en desacuerdo con que se abra la tumba.

En mi opinión creo que Lorca es familia ya de todos los que amamos la poesía, de todos los que amamos el teatro, de todos, en definitiva, los que amamos de alguna manera al poeta de Granada. Por lo tanto, honrar a este gran poeta, muerto a balazos por los franquistas, es un derecho y un deber de todos.

Trágicos fueron aquellos años treinta y cuarenta, en que se perseguía, encarcelaba, torturaba y asesinaba a la gente de la cultura que procesaba pensamiento disidente. Lorca fue un ejemplo, pero también tenemos al gran Antonio Machado, que tuvo que poner píes en polvorosa y exiliarse en Francia, donde murió de la mano de la tristeza. O ese poeta del pueblo llamado Miguel Hernández, y cuyas cenizas significan semilla de libertad. Hernández murió abandonado a su suerte, enfermo en una mugrienta prisión.
Los poetas, pintores, dramaturgos, etc., que fueron represaliados se pueden contar por miles. Al régimen no le gustaba el libre pensamiento y lo demostró con creces.

Ahora que está tan de moda la memoria histórica, algunos políticos se creen que poner una placa y un monolito en el cementerio de turno es hacer memoria histórica. Yo creo que no, que la verdadera memoria histórica se consigue enseñando en las escuelas e institutos la historia de los que perdieron la guerra, la historia de los que tuvieron que huir de sus casas hacia otros países por miedo a morir, la historia de los que se echaron al monte a combatir con las armas al franquismo y a defender la legalidad republicana. La memoria histórica es ahondar en esas vidas y aprender a recordar para no repetir los mismos errores.


Miguel Ángel Rincón Peña

9 jul. 2009

EL FÚTBOL ES ASÍ

Cristiano Ronaldo, el flamante número 9 del Real Madrid, cual ídolo divino, concentró a casi ochenta y cinco mil fieles en el estadio Santiago Bernabéu. Se vendieron quince camisetas por minuto e infinidad de medios de comunicación, nacionales e internacionales, dieron cobertura a tan magno evento. El fútbol es así.

El muchachote, un portugués (de la isla de Madeira para más señas) con tan sólo 24 años, ha costado la escandalosa cantidad de noventa y cuatro millones de euros. Solamente de escribir la cifra me dan mareos y a ustedes de leerla seguramente también.
A ver quién tiene el valor de hablarle a este personaje de crisis, seguramente el Cristiano Ronaldo no haya ni oído hablar de que en España (el país donde él va a trabajar) hay ya unos cuatro millones de parados y subiendo. Que multitud de familias no pueden llegar a fin de mes, que los pensionistas cobran una miseria, que se amontonan por centenares los inmigrantes “sin papeles” en Huelva, que el Estrecho se traga cada vez más muertos africanos, y un largo etcétera más.

Pero bueno, como cantara Fernando Madina, “el fútbol como fuente de lucidez”. Buen invento eso del fútbol, comentarán los políticos, los banqueros y demás, en sus despachos, buenísimo invento que hace hablar y discutir en bares y calles sobre los últimos fichajes habidos y por haber, o si fue tarjeta roja o amarilla, o si fue legal el gol o estaba en fuera de juego. Y así vamos tirando…

Tengo un amigo que dice siempre que el fútbol debería ser un deporte y no un negocio, pobre iluso, pero si a la gente le encanta ver como Florentino Pérez se gasta una pasta en un veinteañero para que le pegue patadas a un balón. Por cierto, cómo conseguirá tener tantos millones el presidente del Madrid para invertirlos en jugadores como Kaká o el Ronaldo. Será porque tiene en su poder una de las grandes constructoras de este país, será porque tiene acciones en varios negocios bastantes rentables. Quién sabe.

El tema es que Cristiano Ronaldo ya está en Madrid para hacer felices a los aficionados al fútbol y concretamente a la gran familia madridista. Esperemos que el niño éste no salga rana, más que nada por la salud de Florentino.


Miguel Ángel Rincón Peña

1 jul. 2009

DIARIO DE VERANO

Hay veces que la realidad supera con creces a la ficción. Sobre todo cuando nos referimos a los programas bazofias de la tele basura “made in spain”. Y es que los que trabajan en esa inmundicia no tienen muchos escrúpulos a la hora de querer subir la audiencia. Una familia de Bornos lo sabe bien porque lo ha sufrido en sus propias carnes. Les cuento algo tan real como la vida misma.
Hace unas semanas, un matrimonio de la localidad de Bornos recibió una sorpresiva llamada de teléfono de un programa de Antena 3, concretamente del “Diario de verano”, que presenta Sandra Daviú. Es uno de esos programas donde los invitados explican con todo tipo de detalles sus intimidades personales, familiares y amistosas. La redactora que les llamó les aseguró por activa y por pasiva que sería una gran sorpresa muy beneficiosa para ellos. El matrimonio, en alerta por la fama que tienen estos programas, se hizo de rogar, pero ante la insistencia de la redactora, que les pintaba la cosa de color de rosa, aceptaron ir a Madrid, no sin dejar de tener la mosca tras la oreja.
Una vez allí, maquillados y preparados para salir al plató, el marido volvió a preguntarle a la redactora, si no tendría que arrepentirse de entrar y ésta le juró por su familia que muy al contrario, que sería una gran sorpresa que iba a cambiar el curso de sus vidas para bien. Nuestro protagonista entró al plató y tomó asiento. Le hicieron algunas preguntas y lo mandaron a otro camerino. Desde allí pudo ver la agradable sorpresa que le habían preparado. Se trataba de la ex esposa de un amigo con el que hacía muchos años hizo un negocio que no salió bien y ambos perdieron. Esta señora, separada desde hace doce años, reclamaba el dinero de su ex para irse de vacaciones. Increíble pero cierto. Por supuesto el matrimonio puso pies en polvorosa al comprobar el vil engaño del que habían sido víctimas.
¿Será ésta la tele que nos merecemos…?
Por último, una recomendación, si reciben una llamada de la redacción de un programa de estos, hagan caso al gran Groucho Marx: “Yo encuentro la televisión bastante educativa. Cuando alguien la enciende en casa, me marcho a otra habitación y leo un buen libro."

Miguel Ángel Rincón Peña.

BARROSO VS BORBÓN

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a una conferencia del diputado provincial y alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso en el convento de la localidad vecina de Bornos. Disertó sobre la guerra hispano-cubana-estadounidense. Un tema bastante interesante, puesto que se trata de un pasaje muy importante de nuestra historia. Barroso se quejaba de la desinformación sobre este suceso en nuestros tiempos. La mayoría de la gente desconoce qué ocurrió en aquella guerra entre españoles, cubanos y estadounidenses, la que el mismísimo Lenin calificara como la primera guerra imperialista.

Lo curioso es que cuando Barroso concluyó la conferencia, se abrió un turno de palabra, y el público tardó poco en dejar a un lado la guerra hispano-cubana-estadounidense para preguntar sobre la polémica de Barroso versus Juan Carlos I Rey de España.

No sé si saben, que José Antonio Barroso realizó unas declaraciones sobre la monarquía y la persona del Rey Borbón las cuales le han acarreado un juicio en la Audiencia Nacional y una multa. Según Barroso, se va a recurrir la sentencia, pues según él es totalmente injusta. Yo personalmente también creo que es injusto negarle a Barroso el derecho a defensa, pues eso es lo que le ha pasado al alcalde de Puerto Real. Cuando uno acusa a alguien, y ese alguien interpone una denuncia por injurias, el denunciadante tiene el derecho a probar que las acusaciones son ciertas mediante pruebas y testigos, pero al tratarse del monarca eso no está permitido, pues no se puede investigar al Rey.

Sí, lo sé, es un lío esto de la denuncia y del juicio, pero lo que está claro es que la polémica creada ha sido bastante y como siempre, el que sale perdiendo no es ni mucho menos el Borbón, si no el que se atreve a usar su derecho a expresar sus ideas, en este caso republicanas.
Es cierto que este país más que monárquico es Juancarlista, que es un término que no consigo entender muy bien, quizá sea el culto a la persona de Juan Carlos I lo que muchos practican, puede que otros tengan miedo al cambio que supondría cargarse a la monarquía e implantar la tercera República española. Pues ahora que lo pienso, no estaría mal un buen cambio siempre que sea para mejorar.


Miguel Ángel Rincón Peña

EDUCACIÓN ESPECIAL

Todas las mañanas hay un taxi en Arcos, concretamente el número 14, que transporta al colegio a tres pequeños. María, que reside en la Junta de los Ríos y Javier y Daniel, que viven en el Barrio Bajo. Yo he tenido la oportunidad de compartir un viaje con ellos tres, con Adolfo, el taxista y con Nieves, la monitora de transporte y he de decir que el taxi se convierte por momentos en una fiesta para que los pequeños vayan a gusto y que el viaje se les haga lo más ameno posible.

María, Javier y Daniel son tres niños muy especiales que asisten al aula específica del CEIP San Francisco. Allí, su tutora Regina, una sevillana muy guapa y con mucho arte, y su monitor, un tal Miguel Ángel (que ni es guapo ni tiene arte), les esperan para comenzar la jornada escolar. Y la mañana pasa entre asambleas de bienvenida, fichas para colorear, desayunos, recreos, sesiones de psicomotricidad, visitas integradoras a otras aulas (como la de la señorita Sonia, todo un encanto), etc. También se hacen actividades en el exterior, por ejemplo la equinoterapia. En el centro hípico Las Nieves, los niños disfrutan y se relacionan con el mundo del caballo, le dan de comer, lo cepillan y por último montan y pasean. O la aquaterapia en la piscina cubierta de Villamartín (en Arcos no hay piscina cubierta aún, esperemos que pronto la haya). Los niños entran en contacto con el medio acuático y hacen bastante ejercicio, que eso siempre es muy saludable. Todas estas actividades no serían posibles sin la labor de la asociación Disarcos, que con su vehículo adaptado transporta a los alumnos a estos lugares. Sin duda, asociaciones como esta son muy necesarias por todo el trabajo que realizan por la integración de los discapacitados en la sociedad.

Considero que hoy en día aún existe un serio problema de integración, incluso en las escuelas hay quién tiene sus dudas sobre este aspecto. Lo mismo pasa en el sector del empleo y en la sociedad en general. Conseguir la integración es labor de todos y por lo tanto todos tenemos que colaborar en conseguir ese fin. Desde aquí animo a las asociaciones y a las familias a seguir luchando y reivindicando esos derechos que deben poseer las personas que por un motivo u otro son discapacitadas.


Miguel Ángel Rincón Peña

LA VEJEZ QUE NOS ESPERA

Seguro que han pensado alguna vez en la vejez, en esa última época de nuestra vida, cuando se nos aflojen las carnes y nos volvamos lentos, sin prisas y los diferentes achaques comiencen a salir a flote. Quién sabe dónde acabaremos y con quién…
Quizá mientras nos dure la efímera juventud veamos eso de la vejez como algo lejano, como algo que nos parece que nunca llegará. Pero el tiempo pasa, nos vamos volviendo viejos -como decía aquella canción del gran Silvio Rodríguez- y nos damos cuenta de que se nos quedaron muchas cosas por hacer, mucho amor por entregar, muchas palabras que decir. Por eso, hay que aprovechar cada instante de nuestra vida en la medida de lo posible.
Hace un tiempo, y pensando en la vejez, escribí un pequeño poema con un cierto tono irónico que he adaptado para está columna:
“Cuando yo sea anciano me abstendré de utilizar azúcar en las comidas. Quizá tampoco pueda con la sal -ni con el lumbago-. Me prohibirán además el fumeteo y el alcohol y las grasas y sabrá dios cuánto más. ¡Malditos médicos!
Cuando yo sea anciano me apuntaré a unos de esos viajes, no sé, algún crucero por el Mediterráneo, o a visitar los monos de Gibraltar, o a comprar toallas a Portugal. Me escurriré en un triste autobús entre señores desdentados y canosos y “marujas” de laca y permanente. ¡Qué divertido!
Me sentaré en algún parque a mirarles las piernas a las muchachas mientras ellas -indiferentes- hablan y ríen y sueñan. Ofreceré migas de pan duro a las palomas -las ratas del aire- y lanzaré algún que otro bostezo a la mañana, seguramente de domingo. Después volveré a casa cansado, como siempre, y caeré rendido a tu cintura, despacio, a sentir que estás, que eres. Seguramente nos miremos, como siempre -como nunca-, como dos viejos enamorados -el Amor es más fuerte que el Tiempo- y entre besos te diré: ¡Te quiero!”.


Miguel Ángel Rincón Peña

LAS RELACIONES HUMANAS

Hay veces que, casi sin querer, dos personas se conocen, quizá de vista en un principio, posiblemente se hayan saludado un par de veces, un par de miradas y poco más. Pero de repente, un buen día, esas dos personas se encuentran y deciden hablar, conocerse mejor, sin ningún tipo de pretensión, sin ninguna meta que no sea la de iniciar una amistad. Quizá esas dos personas puedan ser un hombre y una mujer. Seguro que les va sonando esta historia, seguro que alguna vez la han vivido -o les gustaría vivirla-.
Y es que las relaciones humanas son tan extrañas, tan complicadas que cuando empiezan nadie sabe con certeza cómo acabarán, si seguirán con esa incipiente amistad, si la relación se enfriará y poco a poco se congelará sin remisión, si acabará en enamoramiento apasionado, si sólo será sexo, si acabarán arrojándose los trastos a la cabeza, etc.
En tiempos como los nuestros, en que todo el mundo va con prisas buscando la rutina diaria, caminando con la mirada perdida o con la cabeza puesta en la crisis, que puedan suceder estas historias es bastante complicado. Pero yo creo que pese a todo, los humanos estamos conectados y es como si hubiera un hilo invisible que nos une, un imán que nos atrae. Eso se nota en cuanto se cruzan las miradas, es ahí donde ese imán imaginario cumple su función. Quizá debiéramos mirarnos más a menudo a los ojos y atrevernos a entablar algo tan natural -y tan necesario- como una relación.
Otros muchos prefieren relacionarse vía Internet. Yo, particularmente prefiero la cercanía, los olores, el tacto, las miradas. En Internet se hace todo más frío, más lejano, aunque sea una gran ayuda para seres tímidos o introvertidos, o simplemente que no dispongan de tiempo para permanecer juntos más de cinco minutos. ¡Ay, el tiempo!, cuánto daríamos algunas veces por tener más tiempo para las cosas que realmente nos interesan y nos son importantes. Ya me gustaría a mí parar el reloj más de una vez al día. ¿A ustedes no?


Miguel Ángel Rincón Peña

UNA PLAGA MÓVIL

Se han parado alguna vez a pensar qué sería de nuestras vidas sin el teléfono móvil. Qué sería de nosotros y de los nuestros sin llevar en el bolsillo o en el bolso ese pequeño artefacto. Un teléfono móvil no es tan sólo un aparato que sirve para llamar o para recibir llamadas, sino que es también una agenda, una cámara de fotos y de video, un reloj despertador, una calculadora científica, un videojuego, e incluso disponen de vibrador -afinen la imaginación para esto último-.
Son una auténtica plaga. Si pasean por el parque pueden observar a la gente jugueteando con el móvil, si van al cine seguro que podrán escuchar algún sonidito proveniente del móvil de algún despistado, si van en carretera también verán algún conductor que otro con el móvil en la oreja -otros irán hablando en “manos libres”-, si van al hospital, al bar, al campo de fútbol, a un concierto, etcétera, etcétera, seguramente habrá alguien haciendo uso de su móvil. Hay gente que hasta sentada en el retrete usa el móvil. Y que conste que soy completamente consciente de la importancia de este invento, pero tampoco hay que pasarse. En realidad a los que les va bien el invento es a las compañías de telefonía móvil, a esos sí les va la marcha y se inflan a ganar euros a costa de nuestra recién creada necesidad de comunicación y ocio inalámbrico.
Hace poco -sí, lo reconozco, yo también soy un pecador de la pradera- cambié de móvil y tiene tantas funciones que aún no sé cómo funcionan algunas de ellas -gracias desde aquí a Nieves por sus didácticas explicaciones-. Ese chisme del demonio por tener tiene hasta para navegar por internet y ver la televisión u oír los MP3, aunque eso sí, de vez en cuando se le va la cobertura, pero eso es lo de menos, mientras que la recupera puedo jugar una partida al trivial pursuit o escuchar a los Pink Floyd.
Oigan esto de los móviles da mucho de sí, ahora que estamos en carnavales, si me lee algún letrista chirigotero que se anime y le saque punta al asunto. Bueno, no sigo que me salgo de la columna y además me está sonando el móvil.

Miguel Ángel Rincón Peña.

HOSPITAL PÚBLICO

Todos tenemos nuestros propios problemas como para que nos llenen la cabeza con más, pensarán algunos, y aún más en estos tiempos de crisis. Que si la maldita hipoteca, que si la letra del coche, las subidas de los precios, el trabajo o en su defecto el creciente desempleo que padece el país y así todo un cúmulo de cosas.

Pero cuando nos referimos a la sanidad, debería de haber una lucecita dentro de nuestro cerebro que se nos encendiese y nos diera la señal de alarma. La salud, no hay duda, es algo verdaderamente importante en nuestras vidas. Para qué queremos dinero, para qué un buen coche o una buena casa, si no tenemos una buena salud. Y como con la salud no se juega, existe una plataforma ciudadana en la sierra de Cádiz que está exigiendo a las autoridades competentes una mejor calidad en la asistencia sanitaria para las 100.000 personas aproximadamente que componen la comarca y que tienen como hospital referente el de Villamartín, propiedad de la empresa José Manuel Pascual Pascual.

Hace unas pocas semanas, un servidor tuvo que estar de acompañante en dicho hospital durante casi un mes, en ese espacio de tiempo pude comprobar las muchas carencias y la multitud de problemas que tiene el hospital “Virgen de las Montañas”. Por poner algunos ejemplos, este hospital carece de diálisis, de neurólogo, de cardiólogo y de varios especialistas más. Estas insuficiencias fueron denunciadas hasta por el Defensor del Pueblo Andaluz.

Debido a la fama, no precisamente buena, que tiene este centro hospitalario, mucha gente prefiere hacer unos kilómetros más y desplazarse a los hospitales de Jerez o de Ronda, con todas las molestias y gastos que esto supone.

Yo que siempre he defendido lo público, y más aún si se refiere a algo tan esencial como la sanidad, creo que la consejería de salud debería plantearse muy seriamente el convertir este hospital privado y concertado en público. Con ello todos saldríamos ganando, tanto los trabajadores, que tendrían mejores condiciones laborales, como los usuarios, que se beneficiarían de una mejor calidad sanitaria.

El sistema público de la Seguridad Social de Andalucía es un referente nacional e internacional, por eso tenemos que reivindicar un hospital público para la sierra de Cádiz, porque tenemos el mismo derecho a tenerlo que las demás comarcas.


Miguel Ángel Rincón Peña